Aguas de Montilla prepara las infraestructuras de la ciudad para las lluvias de otoño

Aguas de Montilla, la empresa mixta que gestiona el servicio de Agua potable, alcantarillado y depuración en Montilla, está acondicionando las infraestructuras que gestiona en la ciudad para minimizar el riesgo de atascos e inundaciones ante la llegada de la temporada de lluvias de cara a la llegada del otoño. Es por ello, que se encuentra inmersa en las labores de mantenimiento y limpieza tanto de la red de alcantarillado de la localidad como de los imbornales, con el objetivo de que el sistema de drenaje de aguas pluviales se encuentre a pleno rendimiento de su capacidad hidráulica, con el objetivo de reducir el impacto de las tormentas en los ciudadanos.

Como consecuencia del cambio climático cada vez es más habitual que las precipitaciones lleguen en fuertes temporales, motivo por el que desde Aguas de Montilla se trabaja para que el municipio sea resiliente y esté cada vez más preparado ante las posibles consecuencias de las borrascas, motivo por el que las labores que se está realizando se preste una especial atención a las zonas que más sufren con las lluvias, como es el caso de las avenidas de la Constitución y Marqués de la Vega de Armijo.

Hay que destacar que esta campaña se realiza de manera periódica, ya que la planificación y mantenimiento continuado de las infraestructuras es lo que garantizan, junto a una gestión eficiente y la modernización digital de las tareas de seguimiento, que las redes se encuentren en óptimas condiciones para aliviar el agua procedente de las lluvias. De esta manera, durante el año Aguas de Montilla realiza más de 300 revisiones en las siete estaciones de bombeo de las que dispone la población. También se limpian con asiduidad las rejas de desbaste de las estaciones de bombeo, así como las cámaras, arquetas y alivios.

La limpieza preventiva de imbornales, el mantenimiento eficiente de la red de saneamiento y pluviales o la planificación de las necesidades estructurales de la ciudad en caso de fuertes lluvias, son algunos de los elementos fundamentales para poder hacer frente a estos episodios. Concretamente la empresa mixta gestiona en Montilla más de 96,5 kilómetros de red de alcantarillado y colectores, 2.257 imbornales, 2.515 pozos de registro y siete estaciones de bombeo.

En cuanto a la digitalización del sistema hay que destacar que buena parte de estas instalaciones están controladas vía web para detectar cualquier contratiempo o mal funcionamiento en las mismas, lo que permite una reacción eficaz ante cualquier problema. El sistema de telecontrol del que dispone Aguas de Montilla controla los alivios al medio, de forma que se puede conocer cuál tiene alguna dificultad y eliminar rápidamente el vertido al medio. Además, la Estación de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) de Montilla dispone de un sistema de envío de alarmas que remite advertencias de un problema en planta si el operador no está presente y por lo tanto, en caso de producirse poder actuar sobre la misma, minimizando su impacto.

Todo ello permite determinar también las necesidades futuras y planificar los trabajos con antelación para seguir mejorando la fortaleza de la ciudad frente a las lluvias y el drenaje de las mismas al medio natural sin dañar el ecosistema.

De hecho, los volúmenes de depuración de la Estación de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) de Montilla actualmente están en torno a los 3500 m3 diarios y en el último periodo se ha apreciado un aumento de residuos sólidos, especialmente de toallitas húmedas y de mascarillas. Tanto es así durante el estado de alarma y posteriormente se ha llegado a triplicar el mantenimiento necesario en la Estación de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR) más grande de la localidad, la de Alcubillas, y se está planificando la instalación de rejas para la retención de toallitas en varias EBAR´s, así como la sustitución de algunas de la bombas por bombas antiatascos.

Es por ello que Aguas de Montilla lleva también a cabo diferentes campañas de sensibilización ya que el uso inadecuado de rejas e imbornales o de los sistemas de alcantarillado de las viviendas puede provocar averías y situaciones de peligro en el sistema general de alcantarillado de la ciudad. Entre estos usos inapropiados están precisamente la eliminación a través del inodoro de las toallitas húmedas de baño, que acaban formando atascos en las redes de alcantarillado o bien en las estaciones de bombeo, poniendo en serio peligro el funcionamiento del sistema general de evacuación de aguas a lo que ahora se suman otros elementos como las mascarillas, solicitando responsabilidad para su eliminación segura y evitar los riesgos medioambientales de estos desechos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú