Baena destaca los avances en humanización al parto implementados en el Hospital de Montilla desde su apertura

La delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Isabel Baena Parejo, ha destacado en su visita al Hospital de Montilla los avances implementados en el centro en materia de humanización al parto. Los profesionales implicados en la atención al nacimiento, un total de 50 -siete ginecólogos, siete pediatras, seis matronas, quince enfermeras y quince auxiliares de enfermería, entre paritorio y hospitalización-, han trabajado para propiciar una atención al nacimiento lo más respetuosa posible con los deseos de la madre, intentando que el parto evolucione de manera natural, minimizando el empleo de tecnologías o medicación que rompan su curso normal, y fomentando la lactancia materna y el contacto piel con piel desde el mismo momento del nacimiento.

En palabras de Baena, “el objetivo de estos años ha sido que la mujer recupere el protagonismo de su parto, de forma que los profesionales han orientado su práctica clínica a satisfacer los deseos y expectativas de las madres siempre que se garantice su seguridad y la del recién nacido”.

Cada año se han ido mejorando e incorporando nuevos indicadores de calidad, como ocurre con la disminución de la tasa de cesáreas o el incremento del número de Planes de Parto recibidos -en ellos, las mujeres, de forma previa a su parto, dejan por escrito sus preferencias en la atención que van a recibir durante el proceso de nacimiento de su hijo-, así como el hecho de que cada vez más mujeres procedentes de fuera del área de influencia del hospital eligen este centro para dar a luz.

En este sentido, cabe destacar que desde 2008, el Hospital de Montilla está adherido al Proyecto de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales para la Humanización de la Atención al Parto y se encuentra también inmerso actualmente en el proceso de acreditación de la IHAN (Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia), impulsada por la OMS y UNICEF.

El centro hospitalario ha recibido recientemente en Madrid, en el marco de unas jornadas organizadas conjuntamente entre el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y la IHAN, el diploma que acredita haber superado la fase 2D de este proceso, creado para animar a los centros sanitarios a adoptar prácticas que protejan, promuevan y apoyen la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento, estableciéndola como norma y forma óptima de alimentar a los bebés.

Esta segunda fase, de las cuatro que comprende la acreditación, implica haber cumplido con indicadores tales como: tener expuesta y visible una política por escrito relativa a la lactancia materna que incluya los diez pasos para una lactancia natural feliz; la realización periódica de cursos de capacitación en lactancia materna para los profesionales; el fomento de grupos locales de apoyo a la lactancia; y el compromiso de no adquirir sucedáneos o fórmulas de leche gratuitos por parte del hospital.

Buenas prácticas en humanización al parto

El Hospital de Montilla potencia el vínculo entre madre e hijo, fomentando el contacto permanente de ambos desde el momento del nacimiento. Para ello se aplican medidas como el contacto piel con piel en todos los partos normales, o el método canguro en niños de bajo peso que requieren ingreso. De esta forma, todos los bebés nacidos en el centro montillano tienen, inmediatamente después de nacer, este tipo de contacto directo con la madre o, en su defecto –como en el caso de partos por cesárea no programada-, con el padre.

Recientemente se ha elaborado y puesto en marcha el procedimiento que permite llevar a cabo el contacto piel con piel en las cesáreas programadas. Para ello se invitó a la Comisión de Lactancia del hospital a los responsables de Anestesia que se involucraron activamente para que fuera posible la realización del ‘piel con piel’ en este tipo de situaciones. Gracias a ello, en los casos de cesáreas programadas los recién nacidos inician la lactancia en la primera hora después del nacimiento, dentro del propio quirófano. Cuando se trata de cesáreas no programadas o surgen causas maternas o neonatales de otro tipo, la lactancia materna suele iniciarse algunas horas después del nacimiento, siempre que la madre así lo desee.

También en la línea de impulsar la atención humanizada del parto, el Hospital de Montilla tiene implantada la figura de la matrona responsable, para que la madre sea atendida en todo el proceso por la misma profesional. Esta matrona ofrece una atención personalizada a la mujer y se encarga de informarla de todas las opciones disponibles para que ésta elija la opción de parto más acorde con sus preferencias. Las matronas ofrecen a las gestantes un consultorio telefónico diario, desde las 16h hasta las 20h, para resolver dudas relacionados con la lactancia.

El hospital montillano cuenta con un ‘hotel de madres’ consistente en un espacio especialmente acondicionado que usan las mujeres dadas de alta con hijos ingresados, evitando su separación y garantizando así la continuidad de la lactancia. 

Menú