Bodegas Robles, Alvear y Del Pino certifican la huella de carbono de sus vinos

huellacarbono

Durante la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente,
el centro Envidarte acogió la entrega de los primeros certificados de Huella de
Carbono en los vinos, otorgados a tres bodegas; dos de ellas montillanas, como
son Alvear y Robles y otra de Montoro, Bodega del Pino.

Estas jornadas se celebraron como colofón al cierre del
Proyecto “Diseño, producción, puesta en marcha y operaciones preparatorias de nuevos
procesos y tecnologías productivas medioambientalmente sostenibles y
socialmente responsables, en el marco de la DOP Montilla‐Moriles”, que ha sido
desarrollado durante los dos últimos años por el Consejo Regulador en
colaboración con el Grupo de Desarrollo Rural Campiña Sur de la provincia de
Córdoba y que ha contado con una financiación de 294 mil euros.

Uno de los pilares de dicho proyecto ha sido el desarrollo
de la metodología necesaria para calcular la Huella de Carbono de los productos
amparados por la DOP “Montilla-Moriles”, siendo el primer Consejo Regulador en
España habilitado para certificar la Huella de Carbono de sus empresas. Estas
jornadas han servido para presentar el proyecto y para entregar las primeras
certificaciones de cálculo de emisiones de gases de efecto invernadero (huella
de carbono) a las empresas que han participado en el mismo. Por su parte,
Francisco Palomares, del Grupo Desarrollo Rural Campiña Sur mostraba su
satisfacción al lograr poner fin a este proyecto, una propuesta integral  y de promoción que “ataca a todo, al mercado,
a la innovación, etc”.

 

El alcalde de Montilla, Federico Cabello de Alba, señalaba
la importancia de la reducción de los gases de efecto invernadero en los vinos
montillanos, un matiz que permitirá sumar un elemento más de calidad y de
excelencia a los caldos. “En este sentido quiero felicitar a las bodegas y
agradecer a la Junta el apoyo permanente”.

 

Por su parte, el presidente Consejo Regulador, Javier
Martín, informaba que solo existe otra denominación de origen en España que va
a certificar la huella de carbono.  Este parámetro
permitirá dar a conocer al consumidor la cantidad de emisión  de CO2 que ha provocado esa botella. En este
sentido, adelantaba que se está trabajando en una directiva comunitaria que
generalice la información de la huella de carbono. “Vamos a estar en la
vanguardia, teniendo un magnífico vino y el esfuerzo que hacen nuestras bodegas
para disminuir la emisión de estos gases”.

Por último, la
directora general de Calidad, Industrias Agroalimentarias y Producción
Ecológica, Ana María Romero,
señaló la responsabilidad que están
adquiriendo las empresas agroalimentarias en la disminución de los gases
contaminantes, tanto en el vino como el aceite o el tomate. “Creemos que es una
apuesta de futuro, ya que los consumidores valoran más la calidad y el origen
del producto, sus repercusiones en la salud y en el medio ambiente”.

Además anunció que la
Junta de Andalucía va a poner en marcha un decreto mediante el que se espera
regular en el etiquetado de los productos el compromiso que las empresas
adquieran con la disminución de la contaminación. “Lo están demandando ya las
grandes cadenas de distribución europeas, a largo y medio plazo todos los
productos deberán bajar al máximo la huella de carbono”.



hyellacarbono2


 

Menú