Cajasol apoya un proyecto de salubridad ambiental de la Fundación Social Universal en los Andes Peruanos

La Fundación Cajasol ha acordado la concesión de una subvención por importe de 24.000 euros para la mejora de la salubridad ambiental y pública de una comunidad indígena del Cusco (Perú) mediante el acceso y disponibilidad de los servicios de desagüe y tratamiento de las aguas residuales.

La concesión de esta ayuda se hizo público en el acto de entrega de cheques celebrado en la sede de la Fundación Cajasol el pasado 11 de noviembre en el marco de la “I Semana de la Solidaridad”. La presente convocatoria, impulsada por la Fundación Cajasol y la Obra Social de la Caixa, se ha centrado en dos de los Objetivos del Milenio, la mejora de la salud materna y la sostenibilidad ambiental, con el apoyo a 18 iniciativas para 11 países por un monto total de 350.000 euros

Actualmente las aguas residuales domésticas de la comunidad indígena de Q´ewar son eliminadas en espacios públicos como áreas de cultivo, quebradas y otros cursos de agua, contaminando el ambiente y poniendo en riesgo la salud pública y el deterioro del ecosistema. A este respecto, la carencia de servicios de saneamiento básico de calidad constituye la principal causa de contaminación ambiental con consecuencias dramáticas en la proliferación de enfermedades diarreicas, parasitarias, gastrointestinales y de la piel, sobre todo en la infancia, y, por ende, en la desnutrición crónica infantil.

En un contexto de ausencia recurrente del Estado y de negación de sus derechos básicos, se hace perentorio promover un desarrollo con condiciones de vida dignas y con acceso a los servicios sociales básicos de educación, salud, vivienda y saneamiento para estas poblaciones que viven alejadas del progreso y azotadas por la exclusión social, la violencia y la miseria absoluta.

Con este proyecto se pretende construir un sistema ecológico de recolección de las excretas en biodigestores familiares (donde se efectúa la descomposición anaeróbica) y la captación de las aguas residuales domiciliarias que serán tratadas biológicamente mediante biofiltros (degradación de la materia orgánica por la plantación de totora), para luego infiltrarlos en el subsuelo sin que represente peligro alguno a los cursos o fuentes hídricas.

Paralelamente a la construcción de la infraestructura, se prevé capacitar a los gestores de la población que asumirán la operación y mantenimiento del sistema de saneamiento. Del mismo modo se desarrollarán campañas de capacitación y educación sanitaria dirigida a la población en su conjunto para la adopción de cambios en los hábitos de higiene personal y limpieza de las viviendas y el entorno.

Menú