El 90% de los bebés nacidos en el Hospital de Montilla inician la lactancia materna en su primera media hora de vida

El 90,18% de los bebés nacidos durante 2014 en el Hospital de Montilla han iniciado la lactancia materna en la primera media hora de vida tras el nacimiento. Por otro lado, en los casos de cesáreas programadas los recién nacidos inician la lactancia en la primera hora después del nacimiento, dentro del propio quirófano, para ello se ha implantado recientemente el procedimiento de contacto piel con piel e inicio precoz de la lactancia en este tipo de cesáreas. Cuando se trata de cesáreas no programadas o surgen causas maternas o neonatales de otro tipo, la lactancia materna suele iniciarse algunas horas después del nacimiento, siempre que la madre así lo desee.

Asimismo, también se potencia el vínculo entre madre e hijo, fomentando el contacto permanente de ambos desde el mismo momento del nacimiento. Para ello se aplican medidas como el contacto piel con piel en todos los partos normales, o el método canguro en niños de bajo peso que requieren ingreso. De esta forma, todos los bebés nacidos en el centro montillano tienen, inmediatamente después de nacer, este tipo de contacto directo con la madre o, en su defecto –como en el caso de partos por cesárea-, con el padre.

Cabe resaltar que el hospital se encuentra actualmente inmerso en la acreditación de la IHAN –La Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia, lanzada por la OMS y UNICEF-, habiendo superado ya tres de las cuatro fases de las que se compone este proceso, creado para animar a los centros sanitarios a adoptar prácticas que protejan, promuevan y apoyen la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento, estableciéndola como norma y forma óptima de alimentar a los bebés.

Desde el centro montillano se promueve que el parto sea de baja intervención; es decir, que los profesionales dejan que éste evolucione de forma natural, minimizando el empleo de tecnologías o medicación que rompen su curso normal. Este tipo de medidas se enmarcan dentro del Plan de Humanización de la Atención Perinatal de la Consejería de Igualdad Salud y Políticas Sociales, que el hospital viene desarrollando desde 2008.

Así, se han reducido sustancialmente prácticas tradicionales que no aportan calidad en la asistencia y que pueden dificultar la recuperación de la madre. En 2014, sólo el 19% de los partos no instrumentales han sido con episiotomía, (realizada únicamente para garantizar la seguridad del niño). Igualmente, cabe destacar que durante 2014 siete de cada diez mujeres que dieron a luz en el hospital montillano lo hicieron mediante parto eutócico o normal, es decir sin necesidad de cesárea ni ayuda de instrumental como fórceps o ventosa.

Indicadores de partos

En 2014 se han registrado en el Hospital de Montilla 500 nacimientos en un total de 495 partos –cifras muy similares a las de 2013, cuando se alcanzaron los 504 nacimientos-, siendo noviembre, con un 9,4% y 47 bebés, el mes con más partos y febrero y mayo, los meses de menor índice, con 37 recién nacidos (un 7,4% del total).

Por otro lado, un 14,7% del total de los partos ha sido mediante cesárea, un porcentaje que se encuentra dentro de los valores recomendados por las sociedades científicas. Así, en 2014 se han realizado un total de 73 cesáreas, un 5% menos de las llevadas a cabo en 2013, se han asistido 351 partos vaginales no instrumentales y se han producido dos donaciones de cordón umbilical.

Asimismo, el 67% de las mujeres ha solicitado parir con anestesia epidural. Dentro del porcentaje restante se encuentran también aquellas mujeres que han decidido usar métodos alternativos no farmacológicos para el control del dolor, como por ejemplo la relajación mediante las duchas de hidromasaje que existen dentro de cada paritorio, música ambiental, electroestimulación, masajes o pelotas de bobath.

La directora de Cuidados de Enfermería del Hospital de Montilla, Carmen Alba, destaca que el objetivo de estos años ha sido que la mujer recupere el protagonismo de su parto, de forma que los profesionales han orientado su práctica clínica a satisfacer los deseos y expectativas de las madres siempre que se garantice su seguridad y la del recién nacido.

En los últimos años se ha incrementado el número de planes de parto recibidos en el hospital. Las mujeres, previo a su parto, dejan por escrito sus preferencias en la atención que van a recibir durante el proceso de nacimiento de su hijo. Las cuestiones y solicitudes más comunes recogidas en el Plan de parto hacen referencia a aspectos como si desean o no epidural, si quieren contacto piel con piel e iniciar precozmente la lactancia, por quién desean estar acompañadas o si desean donar el cordón.

Humanización de la atención perinatal

En la línea de impulsar la atención humanizada del parto, el Hospital de Montilla tiene implantada la figura de la matrona responsable, para que la madre sea atendida en todo el proceso por la misma profesional. Esta matrona ofrece una atención personalizada a la mujer y se encarga de informarla de todas las opciones disponibles para que ésta elija la opción de parto más acorde con sus preferencias. En concreto, en 2013, en torno al 90% de las mujeres que han parido en el centro montillano lo han hecho acompañada por su matrona responsable durante todo el proceso, desde la dilatación hasta el nacimiento.

Las matronas ofrecen a las gestantes un consultorio telefónico diario, desde las 16h hasta las 20h, para resolver dudas relacionados con la lactancia. Durante 2014, se han registrado un total de 40 consultas telefónicas, siendo los temas más consultados la técnica de lactancia materna (duración, frecuencia, posición, subida de la leche); ingurgitación y mastitis; conservación y extracción leche materna; así como medicación y lactancia.

Igualmente, para favorecer la lactancia materna, además de informar a la mujer sobre los beneficios de esta práctica para el bebé y para ella, y de propiciar el contacto con el niño desde el nacimiento, las madres tienen a su disposición sacaleches eléctricos –usados cuando se presentan dificultades-. También cuentan con un ‘hotel de madres’ consistente en un espacio especialmente acondicionado que usan las mujeres dadas de alta con hijos ingresados, evitando su separación y garantizando así la continuidad de la lactancia. En 2014, un total de 40 mujeres han utilizado estas instalaciones, dotadas con dos sillones cama, baño, TV y mobiliario moderno para que las madres tengan una estancia confortable.

Menú