El Ayuntamiento de Montilla enviará un cuadro de San Juan de Ávila al Vaticano, obra de María José Ruiz

cuadro
María José Ruiz y Federico Cabello de Alba. Foto: Lourdes Luque

La obra fue presentada al pueblo montillano el pasado día 6 de
enero durante la Eucaristía conmemorativa del 514 aniversario del nacimiento
del Doctor de la Iglesia. Hoy era presentado en rueda de prensa por el alcalde
de Montilla, Federico Cabello de Alba y la autora del cuadro, María José Ruiz. Tras
el nombramiento del Santo como Doctor de la Iglesia hace quince meses, el
pueblo de Montilla decidió responder a dicho reconocimiento a la Santa Sede con
el regalo de una obra pictórica de San Juan de Ávila.

Según el alcalde, era necesario buscar un presente que
tuviera la suficiente dignidad para ser enviado al Vaticano. “Aunque no
conocemos el perfil físico de San Juan de Ávila, conservamos sus ropas, su casa
y la luz del patio donde impartía sus clases” y en Montilla había una persona
idónea para llevar a cabo este encargo. “Me puse en contacto con María José para
proponerle esta pintura y no solo aceptó, sino que decidió regalarlo al pueblo
para contribuir en esta efeméride”.

Tras un año de trabajo por la artista, ha conseguido
reflejar un modelo realista de San Juan de Ávila, que refleja sabiduría y
bondad, y que sin duda gustará mucho al Sumo Pontícife, señalaba Cabello de
Alba.

El procedimiento del envío y la entrega aún no están cerrados,
aunque el consistorio maneja dos vías, una por el Obispado y otra por la
Embajada española por la que se intentaría que el Papa Francisco concediera una
audiencia y así entregarle el cuadro en persona. Sin embargo, pasarán unos
meses hasta que el cuadro abandone la ciudad y, mientras tanto, los ciudadanos
que lo deseen podrán visitarlo, bien en la Basílica o en el Ayuntamiento, ya
que tampoco se ha concretado la ubicación que tendrá la obra hasta su viaje al
Vaticano.

La artista María José Ruiz indicaba que ha partido de la
imagen que tenía de su infancia del Santo y de las numerosas pinturas que
existen sobre él. Como en otras ocasiones, lo primero que hizo tras recibir el
encargo fue buscar un modelo real que tuviera esas características físicas. Francisco
Repiso, un mecánico de la ciudad ha posado durante largas horas en su estudio. Se
trata de una obra con muchos detalles, en la que se pueden observar elementos
tan característicos como la parra, elemento fundamental de la ciudad de
Montilla, la luz reflejada que da mayor realismo a la escena, los ropajes del
Santo y el pozo. María José Ruiz se decidió por la capa pluvial que, según la
tradición, es la que vistió San Juan de Ávila. “Elegí el escenario del patio
porque es donde el Santo daba sus clases y así, también llevaremos un trozo de
la luz de Montilla al Santo Padre”.

Es un cuadro de grandes dimensiones (2×1,30 m) y es un óleo
sobre lienzo de lino que ha intentado conseguir la “realidad mágica con su
mayor intención”. Para la artista ha supuesto una gran responsabilidad por la
oportunidad de representar a su pueblo, y añadía que había puesto todo su
esfuerzo en estos meses de proceso pictórico.

 

2014010910.54.32
Menú