El equipo de gobierno lleva a pleno su propuesta de Ordenanzas Fiscales que contemplan la congelación de la mayoría de tasas e impuestos

El Alcalde de Montilla, Rafael Llamas, y la Teniente de Alcalde del área Sociocultural, Conchi Espejo, han presentado esta mañana la propuesta de Ordenanzas Fiscales para 2016 que se debatirá en el pleno que celebrará esta noche la corporación municipal.

Llamas ha señalado que esta propuesta posibilita contar con unos ingresos suficientes para garantizar unos servicios públicos de calidad, y que permitirán desarrollar un presupuesto similar al de este año, en torno a los 17 millones de euros.

El alcalde de Montilla ha señalado que la característica general es la congelacón de tasas e impuestos, aunque existen algunas bonificaciones y modificaciones.

Entre los impuestos que se verán reducidos está el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles, la contribución), que sufre una reducción del tipo impositivo que permitirá que “los ciudadanos no vean incrementado su recibo tras la subida del 10% propuesta por el gobierno central”, ha explicado Llamas.

También se bonificará con un 30% el impuesto de construcciones “un sector en el que es fundamental actuar para fomentar la actividad del mismo, que repercutirá en la actividad económica de Montilla”. Igualmente se amplía la bonificación actual del 50% al 95% para las obras de rehabilitacón que se realicen en edificios protegidos.

Rafael Llamas destacó que para el próximo año se va a permitir la autoliquidación del impuesto de construcciones para obras menores, “lo que posibilitará que cualquier ciudadano pueda comenzar su obra al día siguiente de solicitarla sin tener que esperar varias semanas”.

En cuanto a las tasas destaca el descenso del 6% en el recibo de la basura, “tras un reajusta realizado en el recibo, qe pasa a no tener IVA”.

En cuanto al recibo del agua, el alcalde montillano ha señalado que finalmente la empresa Aguas de Montilla incrementará el recibo en un 2% “tras una propuesta inicial superior al 5%. Esta subida se corresponde con el incremento del coste del agua y de los incrementos salariales que debe afrontar esta empresa”, concluyó.

Por su parte Conchi Espejo indicó que son unas ordenanzas que “garantizan la prestación de unos servicios públicos de calidad, la atención al tejido asociativo montillano y que permitirán apoyar actividades que fomenten la actividad económica como impulso para la creación de empleo”.

Espejo defendió que los impuestos deben ser progresivos, ya que son una necesidad para poder ofrecer servicios de calidad. “No creemos en una bajada de impuestos sistemática porque cada vez son más las necesidades que tiene la ciudadanía”, concluyó.

Menú