El Hospital de Montilla reúne a los grupos de lactancia materna de Córdoba en una jornada de convivencia

  • El centro hospitalario ha presentado el nuevo protocolo que mejora la atención integral de madres lactantes ingresadas o que entran por Urgencias y que consultan por dolor al dar de mamar a su bebé.

El Hospital de Montilla ha celebrado hoy, 4 de octubre, la I Jornada de Convivencia de Grupos de Apoyo a la Lactancia Materna de la provincia de Córdoba. Este evento, que se ha desarrollado durante la mañana en el Salón de Actos del hospital montillano, tiene como objetivo hacer visible el trabajo de estos grupos, de gran relevancia para las madres lactantes, además de poner en común nuevos retos profesionales para mejorar la asistencia a estas pacientes y sus bebés. Se ha encuadrado, precisamente, en la celebración de la Semana Europea de la Lactancia Materna, fijada para la semana 41 del año -fecha teórica de parto si un embarazo hubiese empezado el 1 de enero-.

Una de las mayores novedades a desgranar durante la jornada ha sido el nuevo protocolo que recientemente se ha puesto en marcha en el Hospital de Montilla que busca atender de forma integral a las madres lactantes que consultan por dolor durante la lactancia, ya sea estando ingresadas en el centro hospitalario o llegando a él a través de las Urgencias. Con él se pretende ofrecer el tratamiento más idóneo a cada caso, en función del problema que presente, y apoyarla durante esos momentos para que el dolor no sea el motivo del abandono de la lactancia materna.

El director de Cuidados de Enfermería del hospital montillano, Francisco J. Antúnez, explica que este protocolo “se ha configurado ante la necesidad que se ha detectado de estar al lado de las madres lactantes ante momentos de dificultad por dolor en el pecho puesto que éste suele ser una razón para que las madres dejen de dar de mamar. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia exclusiva hasta los seis primeros meses de vida porque protege a los bebés frente a gastroenteritis, infecciones del tracto urinario, alergias, diabetes, infecciones respiratorias, otitis, síndrome de la muerte súbita del lactante, obesidad y otras patologías futuras. Nuestra función es estar a su lado y darle la solución ante ese dolor, en la medida de nuestras posibilidades”.

Para llevar a cabo este apoyo, se han elaborado unas pautas de actuación que aseguran la atención integral de la madre lactante que consulta por dolor durante la lactancia en dos casos: por un lado, para ofrecerle tratamiento que palie dicho dolor; y por otro, para apoyarla durante la lactancia y que el dolor no sea el motivo del destete. Las madres que se benefician de este nuevo protocolo son las que están hospitalizadas, en cuyo caso son valoradas por el personal de Enfermería, Ginecología y/o Pediatra especializados en lactancia materna, y las que entran por Urgencias. En este caso, son vistas en primera instancia en la consulta de Recepción, Acogida y Clasificación, desde donde se las deriva a la consulta de urgencia obstétrica-ginecológica, atendida por Ginecología y matronas.

El cultivo de la leche es la principal herramienta para poder diagnosticar qué microorganismo está causando la sintomatología dolorosa, en el caso de que la mastitis sea la razón y, por ende, saber cómo tratarla. Algunos de los tratamientos para el dolor que se están ofreciendo son asistencia con el posicionamiento y el agarre; no suspender la lactancia materna; el vaciamiento efectivo de la mama (potenciando el vaciamiento manual); medidas físicas como puedan ser el calor, frío, masaje o reposo; la analgesia; y el tratamiento antibiótico.

‘Tetanalgesia’ y parto en movimiento.- Otros temas relevantes tratados en la Jornada son llamada ‘tetanalgesia’ y el parto en movimiento. En el primer caso, se hace referencia a la analgesia no medicamentosa en recién nacidos y lactantes utilizando el acto de amamantar como efecto de alivio y consuelo en los más pequeños cuando sienten dolor. En ambientes clínicos se utiliza, fundamentalmente, en pruebas como la del talón, vacunas o extracciones sanguíneas. Según apunta Antúnez, “existen evidencias de que contener físicamente al bebé en el regazo materno, proporcionándole calor, olor propio, protección y su alimento, disminuye los signos externos de sensación de dolor en los niños pequeños. El Hospital de Montilla lo lleva utilizando desde hace dos años con bastante éxito y aceptación por parte de madres y bebés”.

En cuanto al parto en movimiento, se ha informado de las distintas posiciones y ejercicios que respetan la estructura anatómica de la mujer embarazada, incluyendo ejercicios especializados para prevenir y cuidar las molestias propias del embarazo y en el momento del parto.

Por su parte, los distintos grupos de apoyo y asociaciones han dispuesto de un tiempo para intervenir, compartiendo experiencias, dudas y vivencias con las que poder mejorar la atención a las mamás y sus bebés.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú