El Hospital Reina Sofía ha elevado el nivel de alerta para prevenir nuevos casos de infección por la bacteria «klebsiella»

images_3reinasofia

Según informó en el día de ayer el diario ABC.CÓRDOBA, en su versión digital, el Hospital Reina Sofía ha elevado el nivel de alerta para prevenir nuevos casos de infección por la bacteria «klebsiella», de tal modo que el protocolo de actuación para este tipo de brotes que rige en el centro sanitario ha pasado del número 2 al 3, según informaron ayer a este periódico fuentes laborales del recinto. Este refuerzo de la seguridad para evitar más contagios supone más medidas de aislamiento de enfermos y restricciones en las visitas de familiares, añadieron las mismas fuentes.

Las últimas cifras oficiales ofrecidas por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía señalan que hay cinco pacientes aislados en el Hospital General, a los que hay que añadir al menos quince más, que se encuentran en las plantas 1,3, 4, 7 , 8 y 9 del antiguo Hospital Provincial, tal y como informaron ayer a ABC los interlocutores profesionales consultados.
Por su parte, el Hospital Reina Sofía alegó ayer que «ha seguido el protocolo de actuación establecido para estos casos desde que se detectó el primer caso», además que «para fomentar la máxima seguridad se han definido unos circuitos de movilidad de entrada y salida de personas».
Mensajes a profesionales
En vista de la alarma generada, en parte por la denuncia de la Asociación de Defensor del Paciente que asegura que ya se han producido once víctimas mortales a cuenta de la «klebsiella» en el Reina Sofía, la Consejería de Salud ha redoblado los mecanismos de control y de concienciación de los profesionales sanitarios. Así, ha hecho hincapié en la difusión del «Protocolo para la investigación y control de los brotes nosocomiales por productora de beta-lactamasa de espectro extendido», editado por el Servicio Andaluz de Salud (SAS), que fija el modo de actuar en este tipo de situaciones.
El documento centra sus recomendaciones en dos grandes bloques, uno dedicado a los profesionales y otro a los familiares de los pacientes. El escrito apremia a los trabajadores del SAS a que los pacientes infectados o con riesgo de estarlo queden ingresados en habitaciones individuales, al tiempo que recalca que las precauciones de contacto con ellos han de ser extremas. Así, el protocolo insiste en que se usen guantes y batas limpias cada vez que un profesional entre en una habitación con uno de estos enfermos. Además, el SAS indica que los traslados de este tipo de pacientes han de ser los justos. En relación a los familiares, la Junta indica que también es preciso que observen la limpieza de las manos, que subraya tocar al paciente y reduzcan las visitas al máximo.
La Asociación del Defensor del Paciente está convencida de que los primeros casos de «klebsiella» se dieron en Córdoba en junio de 2013 y ha anunciado que va a poner reclamaciones patrimoniales administrativas por daños y perjuicios contra Salud de forma individual porque, a su juicio, «se está produciendo ocultación por parte del hospital que no se puede permitir».
La Comisión de Mortalidad del complejo elabora un informe sobre el brote, según informó hace dos semanas la delegada de Salud de la Junta, María Isabel Baena. Por su parte, el Hospital Reina Sofía no tiene constancia de que la bacteria haya causado la muerte de ningún paciente.

Menú