El IAM expresa su apoyo a ‘El tren de la libertad’, iniciativa del asociacionismo contra la reforma de la ley del aborto

El Instituto Andaluz de la Mujer
(IAM) ha querido mostrar hoy su respaldo a ‘El tren de la libertad’, una
iniciativa nacida en Asturias y protagonizada por el asociacionismo de mujeres
de toda España, que se desplazará mañana hasta Madrid para entregar en el
Congreso de los Diputados una carta contra la reforma de la Ley de Salud Sexual
y Reproductiva planteada por el Gobierno central. Dicha iniciativa “es un
reflejo del rechazo social que ha generado el anteproyecto”, ha señalado la
directora del IAM, Silvia Oñate, quien, acompañada por las ocho coordinadoras
provinciales, se ha sumado a la acción con el fin de “reclamar el mantenimiento
del derecho de las mujeres a decidir libre y responsablemente sobre sus cuerpos,
su maternidad y su proyecto de vida, así como pedir la la retirada del
anteproyecto”.

 

La directora del IAM ha destacado
asimismo el “enorme esfuerzo que están llevando a cabo las asociaciones de
mujeres y organizaciones ciudadanas” para defender el mantenimiento de la ley
aún vigente, que garantiza la libertad de la mujer y su derecho a decidir, en
sintonía con la legislación internacional. Ello demuestra, ha añadido Oñate,
que “la ciudadanía no sólo es consciente del retroceso que están sufriendo los
derechos de las mujeres, sino que además no está dispuesta a aceptarlo”. Prueba
de ello, ha explicado, “es
el importante papel que está desempeñando el Consejo Andaluz de Participación
de las Mujeres, el primero en Andalucía en exigir -mediante una carta remitida
al Gobierno central el 23 de diciembre- la retirada de dicha reforma”.

 

Según ha recordado Silvia Oñate, la
ley vigente, en sintonía con la legislación europea y de la mayor parte de los
países desarrollados, “garantiza esos derechos, que ahora se van a ver
vulnerados con una reforma elaborada de espaldas a la ciudadanía”.

 

Finalmente, Oñate ha recordado que
los datos comparativos “demuestran que los abortos aumentan en los países con
más prohibiciones y disminuyen en aquellos donde se fomenta la educación sexual
y reproductiva, como en España, donde el número de interrupciones bajó en 2012
un 5%”.

 

Menú