El IAM lanza una guía para que las familias sepan detectar y actuar ante el maltrato machista en adolescentes

 

La coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer en Córdoba, Mercedes Bermúdez, ha presentado hoy la ‘Guía para madres y padres con hijas adolescentes que sufren violencia de género’, una iniciativa del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) con la que se pretende ayudar a las familias andaluzas a detectar a tiempo y, sobre todo, a saber actuar cuando una adolescente sufre violencia machista.

La guía, fruto de la experiencia vivida en los grupos de apoyo a familias del Programa de Atención Psicológica a Mujeres Menores de Edad Víctimas de Violencia de Género, va dirigida a fundamentalmente a las madres y padres de las usuarias de este servicio y a profesionales de servicios de atención a menores, pero también a todas las madres y padres que tengan interés en prevenir y saber detectar de manera precoz. Para ello, el manual, disponible en la web del IAM (www.juntadeandalucia.es/institutodelamujer), será utilizado como material de trabajo en los programas de coeducación con Ampas y con docentes.

El material, editado en formato digital, cuenta con un cuaderno de iniciación para las familias, así como con una guía más detallada, dirigida a personas expertas que trabajen en este ámbito o que quieran profundizar aún más en la materia. Tanto el cuaderno como la guía buscan fomentar una estrategia de actuación común y coordinada para familias y profesionales, con el fin último de lograr la recuperación integral de las víctimas adolescentes, prevenir recaídas y fomentar futuras relaciones sentimentales sanas e igualitarias.

Según ha explicado la Bermúdez, la guía surgió de las necesidades detectadas en los grupos de apoyo a familias del Programa de Atención Psicológica a Mujeres Menores de Edad Víctimas de Violencia de Género, donde el equipo de psicólogas responde cada día a las dudas y miedos de madres y padres de víctimas. La iniciativa supone la sistematización de esa experiencia, con el fin de convertirse en una herramienta útil para ayudar a otras familias a prevenir y afrontar el maltrato que sufren sus hijas, así como servir de ayuda a profesionales que trabajen con menores.

El cuaderno cuenta con una parte introductoria en la que se empatiza con las familias, y en la que se explica el concepto de violencia de género y el largo pero posible proceso para salir de ella. A partir de ahí, se ofrecen claves para detectar el maltrato en cualquier momento, y se abordan las reacciones naturales de las familias, señalando cuáles de ellas son inadecuadas a la hora de ayudar a su hija (intentar controlarla, avergonzarse, reprocharle o enjuiciarla, hablar con el agresor o sus familias,…).

El documento da una lista de recomendaciones para actuar con la víctima (hacerle sentir escuchada; mostrar cercanía; garantizar la confidencialidad; confiar en ella, hablar de la situación de violencia o abuso que vive sin atacarle a él si ella no lo hace; invitarle a recurrir a especialistas si está receptiva, reforzar los pasos que ella proponga para salir de la situación; respetar sus tiempos si ella no quiere aún romper la relación y no corre peligro; ayudarle a hacer un plan de actuación,…).

El cuaderno incluye una lista de primeros auxilios psicológicos para la actuación más inmediata (combatir su aislamiento, buscar soluciones a los problemas de seguridad, minimizar riesgos tecnológicos como el compartir claves, explicarles el ciclo de la violencia, buscar ayuda profesional, …) y un apartado más extenso con las estrategias a medio y largo plazo para apoyar la recuperación (apoyo profesional para ella y las familias, refuerzo de los vínculos familiares y de la comunicación, creación de una red de apoyo, control de las opiniones del entorno, evitar el apagón tecnológico,…). También se abordan las recaídas, con el objeto de sensibilizar a las familias sobre el proceso, que será lento, pero que avanzará hacia una salida positiva.

Finalmente, se incluye información sobre los recursos para pedir ayuda y apoyo (016, teléfono 900 200 999, centros provinciales del IAM, centros municipales, SAVA, …) y sobre los recursos disponibles en la red que están dirigidos a las jóvenes (APP DetectAmor).

Por su parte, la guía para profesionales aborda la misma estructura de una manera más extensa y detallada, ahondando en la violencia de género y en las especificidades de ésta en la población juvenil.

Atención Psicológica a mujeres menores

El Instituto Andaluz de la Mujer puso en marcha, como experiencia innovadora, el Programa de Atención Psicológica a las Mujeres Menores de Edad Víctimas de Violencia de Género en Andalucía, a través de la Asociación de Estudios Sociales por la Igualdad de la Mujer (AESIM). Según ha explicado la coordinadora, el programa “nace con la intención de intervenir de forma experta, mediante la atención psicológica individual y grupal, con las mujeres, menores de edad (entre 14 y 18 años), que sean o hayan sido víctimas de violencia de género y que hayan sido derivadas al programa por las profesionales de los Centros Provinciales del Instituto Andaluz de la Mujer, configurándose como una red de atención especializada y gratuita para estas mujeres”.

Desde su puesta en marcha en Córdoba en el año 2013, el IAM ha atendido a un total de 31 víctimas de maltrato menores de edad. La mayoría de ellas (50%) tenían 17 años y residían en la capital en el 80% de los casos. La mayoría de las menores habían sufrido violencia de género por parte de su pareja llevando menos de un año de relación (60% de los casos) y, por otro lado, destaca también que la mayoría de las víctimas no tienen hijos con el agresor, salvo en un caso.

Como dato positivo, destaca que la gran mayoría de las víctimas continúa el tratamiento, ya sea terapia individual o grupal (con una adherencia del 90% y 80% respectivamente). Asimismo, destaca como indicador positivo que el número de menores víctimas que inician terapia manteniendo algún tipo de relación con el agresor es mayor que el número de menores que mantiene esta relación durante la terapia. Es decir, que muchas de las menores que inician tratamiento abandonan a su agresor durante el mismo.

En cuanto al tipo de violencia detectada, el 100% de las menores atendidas han sufrido violencia psíquica, en un 50% también han sufrido violencia física, en un 15% sexual y en un 10% económica. Bermúdez ha destacado que las redes sociales siguen siendo una herramienta muy utilizada para ejercer la violencia de género, ya que en el 60% de los casos registrados, el agresor hacía uso de las Tics para ejercer violencia.

La mayoría de los casos llegan al servicio del IAM derivados por sus familias (50%), por el centro de protección de menores (20%), a través de la Fiscalía de menores (10%) o del servicio de Orientación Educativa (10%). En cuanto a las denuncias, sólo 4 de cada 10 víctimas habían presentado denuncia y en un 40% de los casos denunciados requirieron orden de alejamiento.

Según Bermúdez, “en los últimos años está apareciendo (o se está detectando, o percibimos) un número cada vez mayor de casos de violencia de género sufridos por mujeres jóvenes. En este sentido, el porcentaje de mujeres menores de 30 años asesinadas por sus parejas alcanza el 30% del total”. Similar porcentaje aparece sobre el total de denuncias, aunque algunos estudios apuntan a mayor frecuencia de la violencia de género en parejas jó
venes que en parejas adultas, ya que la normalización y la invisibilidad de la violencia de género en estas edades lleva a no denunciar o pedir ayuda e impide que aparezcan en las estadísticas

Por ello, es fundamental el trabajo que se realiza desde los Centros Provinciales del IAM, “al que llegan un número cada vez mayor de mujeres jóvenes que están sufriendo violencia de género”, según destaca la coordinadora. De ahí la importancia de iniciativas como el Programa de Atención Psicológica a las Mujeres Menores de Edad Víctimas de Violencia de Género en Andalucía, que comprende la atención psicológica a las mujeres menores de entre 14 y 18 víctimas de violencia de género, y la información y orientación a las madres, padres y/o tutores de dichas mujeres.

Un problema de Salud Pública

El problema de la violencia de género es considerado en 1996 por la OMS un problema de salud pública. En nuestro país, el maltrato contra las mujeres en la pareja es la forma más frecuente de violencia de género. En los últimos estudios publicados en España realizados en la población de mujeres que acuden a los centros de salud, la prevalencia oscila entre un 15,1% a 22,9% para maltrato, en el último año a un 24,8% ó 48% para maltrato a lo largo de la vida, lo cual supone como media, 1 de cada 2 a 6 mujeres atendidas por el personal de salud de Atención Primaria por diversas demandas asistenciales. En estos estudios, también se pone de manifiesto el grave deterioro, como causa del maltrato, de la salud física, psicológica y social de estas mujeres así como la de sus hijas e hijos. Para poder abordar este prevalente y grave problema es imprescindible, según la OMS, garantizar la formación del personal de salud. 

Menú