La AACIDA aprueba la creación del Centro de Desarrollo Empresarial «Cusco Emprende» de la Fundación Social Universal

El pasado miércoles 17 de diciembre, se celebró en la sede de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo (AACID) un acto de presentación pública de los proyectos aprobados al amparo de la convocatoria 2014 de subvenciones para ONGD. En el evento estuvieron presentes el vicepresidente y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, el director de la AACID, Enrique Pablo Centella, así como representantes de ONGD de Andalucía, encabezados por el presidente de la CAONGD, José María Ruibérriz. El coordinador de la Fundación Social Universal (FSU), Juan Manuel Márquez, también fue invitado a participar en este evento con la que la Junta ha querido poner rostro a la cooperación andaluza y dar forma y transparencia a los fondos públicos destinados a la cooperación al desarrollo desde Andalucía.

En esta convocatoria, la AACID ha resuelto conceder una subvención de 299.998,91 euros para la implementación del centro de incubación y aceleración empresarial «Cusco Emprende» dirigido a sectores excluidos de la región Cusco.

Este proyecto, cuyo coste total asciende a 343.502,69 euros, beneficiará a más de mil doscientas personas entre emprendedores y empresarios, autoridades y funcionarios municipales responsables de la promoción empresarial y representantes de instituciones públicas y privadas vinculadas con la intervención.

Durante los últimos cinco años, Perú ha logrado algunos avances en su desarrollo: tasas de crecimiento altas, baja inflación, reducción de la deuda externa y la pobreza extrema, mejoras en los indicadores sociales, etc. Sin embargo, a pesar de las cifras macroeconómicas positivas, persisten grandes niveles de pobreza, precariedad en el empleo, desigualdad y exclusión económica y social, especialmente las zonas rurales y comunidades indígenas.

Aun cuando la pequeña y microempresa genera empleo para el 60% de la PEA ocupada del país y aporta con el 45% al PBI, existe una débil plataforma de servicios de desarrollo empresarial, sin modelos estandarizados y validados que garanticen servicios de capacitación técnico – productiva y de gestión empresarial de calidad para emprendedores y empresarios ni se ofrecen servicios adecuados para sectores excluidos que requieren de instrumentos de apoyo para desarrollar su espíritu emprendedor.

Esta situación ha generado que según reportes del Ministerio de Producción, 8 de cada 10 microempresas desaparezcan al quinto año de haber sido creadas y 4,5 al finalizar el primer año. Según informes del Banco Mundial el 65% de las empresas son informales, es decir no cumplen con sus obligaciones tributarias, no cuentan con licencias para su funcionamiento y no pagan ningún beneficio social a sus trabajadores, básicamente porque no cuentan con los ingresos suficientes que les permita asumir estas responsabilidades. En su mayoría, las iniciativas económicas tienen un nivel de desarrollo empresarial de subsistencia y sobrevivencia; sólo en algunos casos tienen cierto crecimiento. No logran alcanzar un desarrollo empresarial por la existencia de fallas de mercado que los excluyen del sistema económico y de mercado, además tienen limitadas capacidades gerenciales, problemas de información para el desarrollo de sus negocios y dificultades para acceder a financiamiento.

Con el proyecto, emprendedores y empresarios de la región tendrán mejor calidad de vida a partir de la obtención de ingresos económicos, generando empleo decente y mostrando que una incubadora y aceleradora de empresas bien gestionada es un instrumento potente para el desarrollo económico. El propósito es fortalecer el desarrollo empresarial de sectores excluidos de la región Cusco mediante la incubación y aceleración de iniciativas económicas socialmente responsables y respetuosas con el entorno natural y cultural. De los 4 resultados, el primero se orienta a desarrollar un modelo estandarizado de incubación y aceleración de empresas; el segundo brindará servicios de calidad valorados por emprendedores y empresarios; el tercer resultado permitirá adecuar los servicios a las necesidades de sectores excluidos y el último resultado busca que las municipalidades articulen a sus emprendedores y empresarios a los servicios que brindará el centro de incubación y aceleración de empresas: Cusco Emprende.

Antecedentes

Desde el año 2007, con el apoyo continuado de la AACID al proceso de consolidación del desarrollo económico local en el sur andino peruano, se ha logrado fortalecer alrededor de 400 negocios cuyos propietarios han incrementado sus ingresos económicos y mejorado su calidad de vida. También se han fortalecido las capacidades institucionales y de gestión de cerca de 70 municipalidades de las regiones de Cusco y Puno para que puedan mejorar sus acciones de promoción del emprendimiento empresarial y del empleo en sus territorios.

En este tiempo, se ha incidido en la implementación de políticas municipales de promoción económica de manera articulada a grupos de empresarios, en el desarrollo de instrumentos innovadores para mejorar la gestión del desarrollo económico, en la mejora de las respuestas de los gobiernos locales a las demandas de sectores económicos estratégicos de la región y, actualmente, en la mejora de la gestión municipal en el uso de los recursos financieros para el fomento de iniciativas productivas generadoras de empleo y de un desarrollo económico inclusivo.

Sin embargo aún hace falta incorporar a los sectores excluidos a cadenas productivas competitivas y con potencial de crecimiento; además de consolidar la voluntad política de autoridades para la implementación de políticas de promoción de emprendimientos y microempresas.

Con el proyecto se pretende implementar instrumentos institucionalizados para la promoción del desarrollo económico y el empleo, como es un centro para la incubación y aceleración de empresas, que permita un uso más eficiente de los recursos públicos. La implementación de incubadoras de empresas se está comenzando a gestar por el Estado peruano y desde el proyecto se pretende complementar con conocimiento transferido del modelo andaluz de desarrollo empresarial, cuyo acercamiento se viene produciendo mediante pasantías en los últimos años.

Menú