La Audiencia Provincial de Córdoba absuelve al hombre acusado de violar, robar y amenazar a una mujer por la «falta de lesiones»

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba ha dictado una sentencia absolutoria para el hombre que estaba acusado de un delito de agresión sexual, un delito de robo con violencia e intimidación, un delito de amenazas y una falta de lesiones, contra una mujer, acompañado de otro hombre, que se encuentra en paradero desconocido.

Así lo han confirmado a la agencia Europa Press fuentes de la defensa, que detallan que la resolución judicial se fundamenta para la el fallo absolutorio en que hay «falta de lesiones» en la víctima y sus manifestaciones fueron «contradictorias», a lo que se unen los testimonios de los testigos.

En concreto, la Fiscalía pedía para el hombre por los hechos de los que estaba acusado penas que sumaban un total de 21 años de prisión y 600 euros de multa. Según recoge la calificación inicial del fiscal, el varón, N.P.P., de nacionalidad rumana, junto con el otro hombre –contra el que no se sigue este proceso, en paradero desconocido y respecto del que se ha deducido pieza independiente de este procedimiento–, el día 20 de septiembre de 2013, en torno a las 23,30 horas recogieron a la mujer con un vehículo, en Montilla, «bajo el pretexto de tomar unas copas».

De este modo, se dirigieron a Córdoba, donde se alojaron en un hotel cercano al Parque Cruz Conde, y una vez en el interior de la habitación, el procesado en este caso, amigo de la víctima, supuestamente le dijo a esta que se marchara con él y con el otro varón a Alemania, donde «ganarían mucho dinero ejerciendo ella la prostitución», según indica el fiscal.

Sin embargo, ella se opuso y ante la negativa de la perjudicada, N.P.P. supuestamente golpeó a la mujer en la cabeza y en las piernas, mientras que el otro varón «la sujetaba por las manos y los antebrazos». A continuación, presuntamente la violó, mientras la perjudicada era sujetada por el otro hombre.

Tras estos hechos, los procesados indicaron a la mujer que se iban a Alemania y que si salía de la habitación, «la matarían y que sabían donde vive y también irían a por sus hijos», según precisa el fiscal, quien añade que los acusados antes de irse, «aprovechando la situación de intimidación que habían provocado en la señora», cogieron el carnet de conducir de su marido y 500 euros en efectivo que ella tenía, «sin que fuera capaz de poner objeción alguna».

Menú