La cata del vino Montilla-Moriles supera la cifra de visitantes y genera un volumen de negocio superior al millón de euros

 

FOTO_Cata_de_vino_8
Foto: cedida

Tras la finalización de la XXXI edición de la Cata del Vino
“Montilla-Moriles”, el Consejo Regulador de la DOP Montilla-Moriles ha
realizado una valoración provisional del evento. 
La XXXI Cata del vino ha vuelto a conseguir
la fidelidad de los Cordobeses y de los visitantes de fuera de Córdoba.
Aún cuando la proximidad de este evento a la Semana
Santa (tan sólo 3 días desde su finalización) hacía augurar una dificultad
mayor en superar los datos del año anterior,  la Cata
se consolida como el pistoletazo de salida del mayo cordobés y como un
atractivo turístico de primera categoría. A ello ha colaborado una benigna
climatología.


El Consejo Regulador señala también que Las instituciones públicas y privadas
apoyan, sin fisuras, la promoción de los vinos de “Montilla-Moriles”
, proporcionando los medios necesarios para que la
difusión y la repercusión del evento hayan sido tan satisfactorias.


Además, supone un hecho reseñable el esfuerzo de las bodegas participantes, tabernas y restaurantes, así
como del Consejo Regulador en completar un programa amplio y variado de
actividades entorno a la XXXI Cata del Vino ha merecido la pena, y ha tenido la
respuesta deseada en los visitantes.


En cuanto a la seguridad, no ha habido incidencias reseñables. Las atenciones
médicas han sido mínimas para un evento de estas características.


El número de visitantes de esta edición ha
superado el de 2013
, por lo que, si
en aquella ocasión la estimación estuvo entorno a las 80.000 personas, podemos
afirmar, provisionalmente, que se ha superado esta cifra.


La estimación provisional de la cifra de
negocio realizada por el Consejo Regulador
atendiendo a criterios como la inversión necesaria para organizar un
evento de este tipo; los medios necesarios aportados particularmente por las
bodegas y restaurantes y a los gastos realizados entre el personal de atención
(manutención y alojamiento); la cifra de negocio directamente atribuible a la
venta de tickets y los ingresos por restauración; la promoción particular entre
los clientes de cada establecimiento participante; los ingresos derivados del
evento en el resto de negocios de la zona de influencia: bares, cafeterías,
locales de ocio, etc. y los ingresos por alojamiento directamente relacionados
con los visitantes a la Cata, podemos
afirmar que la cifra de negocio supera el millón de euros. A esta cifra
habría que añadir el montante de venta de producto amparado que tiene relación
directamente con la promoción realizada en la Cata y que, sin duda, es más
difícil de estimar, ya que los datos no se conocerán hasta más adelante.

 

Menú