La Consejería de Educación revisa el sistema de becas autonómico para ampliar su eficacia y cobertura

La consejera de Educación, Adelaida de la Calle, ha informado en el Parlamento de la creación de un grupo de trabajo técnico para revisar el sistema de becas autonómico, fundamentalmente la Beca 6000 y la Segunda Oportunidad, con el objetivo de mejorar su efectividad y ampliar su cobertura.

La Junta estudia así, entre otras cuestiones, una rebaja de los umbrales de renta exigidos para la concesión de las ayudas sufragadas con fondos propios, según ha señalado De la Calle, de forma que se profundice en la igualdad de oportunidades del alumnado, uno de los principios vertebradores del sistema educativo público andaluz.

Los presupuestos de la Junta para 2016 destinan una dotación de 47,1 millones de euros a las becas autonómicas (Beca 6000, Adriano y Segunda Oportunidad). En su intervención en la Comisión de Educación, Adelaida de la Calle ha afirmado que esta partida garantiza que todo el alumnado solicitante que cumpla los requisitos tenga acceso a la ayuda correspondiente.

La consejera ha agregado que Andalucía cuenta con el sistema de becas «más potente y completo de nuestro país, y que hemos seguido potenciando a pesar de las complicadas circunstancias económicas; o, precisamente por esas dificultades, este Gobierno ha entendido desde el minuto uno que había que mantener e incrementar el esfuerzo en becas, y así lo ha hecho».

Junto a la dotación de las Becas 6000, Adriano y Segunda Oportunidad, la Consejería de Educación gestiona como intermediaria la Becas Generales del Ministerio, hasta alcanzar un montante global de 214,8 millones de euros para el próximo año.

Pese a la envergadura y beneficios del programa andaluz de becas, De la Calle ha indicado que «queremos avanzar y vamos a estudiar los márgenes de mejora para que estas ayudas sean más efectivas y lleguen a un mayor número de beneficiarios». Según ha explicado, se trata de orientar las becas propias, básicamente la Segunda Oportunidad y Beca 6000, «que han cumplido un papel fundamental, pero que nacieron en un contexto que no es el de hoy y que precisamente por eso deben ser revisadas».

Más de 44.000 beneficiarios de la Beca 6000

La Beca 6000 fue implantada por la Junta en el curso 2009-10 para facilitar la permanencia en el sistema educativo del alumnado que ha finalizado la Educación Secundaria Obligatoria y pretende cursar Bachillerato y Ciclos Formativos de Grado Medio de Formación Profesional en la modalidad presencial.

La puesta en marcha de esta ayuda ha permitido que más de 44.000 alumnos andaluces hayan conseguido realizar estudios postobligatorios. La titular de Educación ha subrayado el hecho de que el número de beneficiarios se haya triplicado, desde los 3.697 del primer año a los 10.800 estudiantes que se estiman para el presente curso escolar.

Por su parte, la Beca Segunda Oportunidad (BASO), creada en el curso 2011-12, se concibe como un instrumento para evitar el abandono educativo temprano y está destinada a jóvenes, entre los 18 y 24 años, que por algún motivo dejaron los estudios y que ahora tienen una nueva oportunidad de reincorporarse. La Consejería prevé este curso que unos 600 alumnos reciban estas ayudas.

Asimismo, la Beca Adriano, que se concede desde el periodo escolar 2013-14, está dirigida al alumnado excluido de la convocatoria general de becas por el motivo de no alcanzar la calificación (5,5) establecida por el Ministerio. Más de 2.200 estudiantes se han beneficiado de estas ayudas.

Además de estas becas, la consejera se ha referido a las ayudas al transporte y resaltado que Andalucía es la única comunidad con transporte escolar gratuito para el alumnado de todas las enseñanzas obligatorias y posobligatoria.

Igualmente, y como otras herramientas para corregir desigualdades, Adelaida de la Calle ha recordado que Andalucía dispone de programas como la gratuidad de libros de textos, el Plan de Refuerzo, Orientación y Apoyo (PROA), Planes de Compensación Educativa, apoyo a las escuelas rurales, etcétera.

Menú