La Guardia Civil detiene a un adulto que fingía ser una menor de edad para contactar a través de Internet con menores a las que grababa desnudas

La Guardia Civil, en la denominada operación HARIM
desarrollada en Córdoba, ha detenido a una persona como presunta autora de un
delito de prostitución y corrupción de menores. El hombre detenido, fingiendo
ser una niña, contactaba a través de redes sociales con otras menores a las que,
mediante engaño, las instaba a grabarlas en ropa interior o desnudas a través
de su propia webcam.

 

La investigaciones se iniciaron  con motivo de una denuncia presentada ante los Mossos d´Esquadra en
Cataluña por la madre de una niña de 8 años de edad, a la que había sorprendido
en el interior del cuarto de baño mientras mantenía una sesión a través de la
webcam de un ordenador portátil con otra persona que manifestaba igualmente ser
una  menor.

 

Trasladada
la denuncia a la Guardia Civil, una vez analizada la información recibida,
especialistas en la investigación de delitos telemáticos iniciaron una
investigación al tener fundadas sospechas de la falsedad de la identidad de la
persona que contactaba con las menores.

 

Los
agentes realizaron un rastreo y búsquedas en Internet, obteniendo indicios en
los que se ponía de manifiesto que la persona que acosaba a la menor denunciante
era un vecino de Córdoba, de 25 años de edad y estudiante universitario.

 

Modus operandi

 

El ahora detenido, tras crear cuentas falsas en redes
sociales en las que manifestaba ser una niña menor de edad, colgaba fotografías
del gusto de menores, muñecas, etc.

 

Desde su propio domicilio, desde el de su novia o del de su
abuela, esta persona se conectaba a las redes sociales con diferentes cuentas
falsas que él mismo había creado, contactando con las menores a las que,
mediante engaño, les proponía que se desnudaran o se mostrasen en ropa interior.

 

Tras su detención, en el registro de su domicilio, los
agentes intervinieron diversas pruebas e indicios sobre su actividad ilícita, sistemas informáticos y
fotografías de cerca de un
centenar de víctimas, menores de edad a las que habría engañado y grabado
desnudas o en otras actitudes íntimas.

 

La investigación, dirigida por el del Juzgado de Instrucción nº 3 de Córdoba, ha
sido llevada a cabo por especialistas del Grupo de Delitos Telemáticos de la
Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, que ha contado con la
colaboración de los Mossos d´Esquadra.

Menú