La Guardia Civil ha practicado en Córdoba más de 6100 auxilios humanitarios y rescates en 2014

La Guardia Civil ha practicado en Córdoba durante el pasado año 2014, un total de 6110 auxilios humanitarios y rescates.

La mayoría de estas actuaciones se han efectuado en las carreteras de la provincia, donde se han realizado 3727 auxilios a usuarios de las vías.

Otros 392 auxilios lo han sido sanitarios, entre los que destacan 177 a heridos o enfermos. También se han efectuado 11 rescates en montaña, de los cuales 6 han sido a senderistas. Asimismo, se han efectuado 12 rescates sanitarios en vehículos accidentados y 3 en medio acuático en diferentes embalses de la provincia.

También los Guardias Civiles han efectuado 1786 auxilios informativos y 145 auxilios de acompañamiento de los cuales 6 han sido a menores y 7 a incapaces o personas abandonadas.

Otra de las principales preocupaciones de primer orden para La Guardia Civil, lo es la desaparición de personas, principalmente la de menores de edad, mayores de edad y personas con limitaciones físicas o psíquicas. Ante ello, se realiza siempre un esfuerzo muy importante de investigación, de medios y personal para proceder a su búsqueda y localización, evitando que la persona desaparecida pueda caer en situación de riesgo para su integridad física y acabando lo antes posible con la desesperación, estado de ansiedad e incertidumbre, en que se encuentran sus familiares.

En este sentido durante el pasado año 2014, se presentaron casi 70 denuncias por desaparición de personas en la provincia, en las que intervino la Guardia Civil.

Entre los principales servicios humanitarios y rescates efectuados por los Guardias Civiles, podemos destacar el rescate de una senderista herida, que se llevó a efecto sobre las 13:20 horas del pasado día 21 de enero, en el paraje “El Tanganillar” ubicado en el término municipal de Santa Eufemia. Este rescate se llevó a efecto en una zona montañosa, muy escarpada y de difícil acceso, con fuertes pendientes y mucha vegetación a la que solo se puede acceder a pie.

Tras más de dos kilómetros de marcha por zonas muy escarpadas, se localizó a la herida, una mujer de 67 años de edad, la cual se encontraba acompañada de su marido y tumbada en el suelo con fuerte dolor en una de sus piernas posiblemente fracturada. Tras ser inmovilizada por los servicios sanitarios, se inició un difícil traslado a pie a través del monte, debido a las fuertes pendientes, que presentaba el terreno, logrando tras más de 30 minutos de marcha llegar hasta la zona donde se encontraba estacionada la ambulancia. Seguidamente, la víctima fue trasladada al Hospital Comarcal de Pozoblanco.

Otro de estos servicios se llevó a efecto el pasado día 16 de julio, tras tenerse conocimiento de que dos jóvenes de 19 años, vecinos de Posadas, habían iniciado aquella tarde un descenso en barca hinchable por el Río Guadalquivir desde la localidad de Posadas, habiendo quedado varados en las inmediaciones del paraje conocido como “Rivero de Posadas”.

Debido a la hora y a la poca luminosidad existente en la zona, corrían peligro y no iba a ser fácil su localización y rescate.

Inmediatamente, las patrullas en servicio del SEPRONA y de Seguridad Ciudadana próximas al lugar donde se suponía que podrían encontrarse, se desplazaron rápidamente a la zona indicada.

Al no localizarse la embarcación en las inmediaciones, se decidió iniciar el reconocimiento de las orillas del río a través de varios caminos de acceso, realizando las patrullas de la Guardia Civil señales luminosas y acústicas desde las riberas del río, con resultado en un principio infructuoso.

Finalmente en la zona conocida como “Rivero de Posadas”, se logró localizar a los dos jóvenes en perfecto estado de salud, aunque con un alto grado de desorientación.

Otro de estos rescates, se desarrolló en colaboración con los Bomberos de Peñarroya-Pueblonuevo, Policía Local de Belmez, y personal civil de dicha localidad, el pasado día 2 de Agosto, en la montaña del castillo de Belmez, donde se logró localizar a un menor de 10 años de edad, que se había extraviado.

El menor, de nacionalidad francesa, efectuaba una visita al castillo de Belmez, en unión de sus familiares. En la subida peatonal al Castillo, al margen de la vista de sus familiares, el menor se despistó, llegando a una zona intransitable, escarpada y rocosa, donde se asientan los cimientos del castillo, desde donde ya no podía continuar ascendiendo ni bajar. La petición de auxilio del menor fue oída por algunos vecinos de las viviendas situadas en las faldas del castillo, quienes pasaron aviso a los servicios de emergencias y Guardia Civil. Finalmente el menor fue rescatado sin sufrir daños aparentes.

Menú