La Plataforma Andaluza para la Defensa del Sistema Público de Servicios Sociales y Dependencia anima a seguir luchando en su octavo aniversario

El Presidente de la Plataforma Andaluza para la Defensa del Sistema Público de Servicios Sociales y Dependencia, José Miguel Delgado, ha emitido el siguiente artículo: 

Ayer cumplimos 8 años desde que fuese aprobada la ley 39/2006, de 14 de diciembre, para la promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia, o como es más conocida, la ley de dependencia, y como es sabido por todos, representa el mayor avance en materia de bienestar social y reconocimiento de derechos en los últimos 30 años.

Nada nuevo voy a descubrir si afirmo que con esta ley se logró, no sólo proteger a aquellas personas que no pueden valerse por si mismas en su vida diaria, si no también el reconocimiento de la dedicación y el trabajo que tan abnegada y desinteresadamente dedicaban tantas mujeres al cuidado de sus familiares. Y decimos bien, mujeres, porque, si de algo tiene rostro este mundo de la dependencia, es de mujer; no en vano, en alguno de los servicios, el 94,5% de los trabajadores son mujeres y más del 60% de las personas en situación de dependencia, también lo son.

Sin embargo, a pesar de todas las expectativas, la ansiada ley de dependencia, está pasando por unos momentos que para nada representan lo que deberían ser. Recortes sociales injustificables, modificaciones normativas y, por qué no decirlo, falta de voluntad política, han llevado al sistema de atención a la dependencia a un punto en el que, si no actuamos con celeridad y decisión, su capacidad de protección no será ni la sombra de lo que es.

Hoy, más que nunca, se necesita compromiso político, dedicación a la defensa de los derechos de las personas, propuestas valientes y decididas y, por supuesto, abandonar comportamientos sectarios que en nada benefician a nadie. Ya somos muchos los que estamos cansados de críticas sin fundamento, argumentarios malintencionados y comportamientos tendenciosos que en nada tienen que ver con la defensa y el desarrollo del sistema de servicios sociales y dependencia.

Por todo ello, nuestro llamamiento este año va a los responsables institucionales, a todos, de todo color y espectro político, a tomar conciencia de la necesidad de recuperar el sistema público de dependencia, a asumir la necesidad de que las personas sean siempre, inexcusablemente, el centro de todas las políticas públicas y a defender con uñas y dientes, por encima de otro tipo de intereses, por todo aquello que es capaz de proteger la dignidad de todas las personas, sea cual sea su poder adquisitivo o su condición.

Es cierto que, afortunadamente, no en todos los territorios la sensibilidad con el sistema de dependencia; por ejemplo, mientras en la Comunidad Autónoma de Andalucía se decide blindar la atención a la Dependencia tanto en los presupuestos como en el proyecto de ley de Servicios Sociales que se está gestando actualmente en el Parlamento, en otras comunidades autónomas como Castilla la Mancha o Valencia, hablar tan siquiera de protección a dependientes se convierte en si mismo una falacia.

Sin embargo, a pesar de todo ello, es hora de avanzar, de seguir trabajando, de seguir peleando por la dignidad de las personas en situación de dependencia, de sus cuidadores y por los más de 45.000 puestos de trabajo creados en Andalucía, para que sigan incrementando su estabilidad y creciendo cada día más, porque, si todos somos iguales, en papel y en realidad, todos seremos capaces de conformar una sociedad más justa y de la que nos sintamos más orgullosos.

Como dijo el doctor Martin Luther King “la oscuridad no se elimina con oscuridad, sólo la luz puede hacerlo”. Hagámoslo, aportemos luz y futuro a la dependencia y a la dignidad de los ciudadanos.

Menú