Medio Ambiente realizará este año más de 1.100 inspecciones sobre vertidos a dominio público hidráulico y litoral

La Consejería de Medio
Ambiente y Ordenación del Territorio va a realizar este año 1.115 inspecciones
medioambientales para comprobar si las distintas instalaciones industriales y
de depuración cumplen los condicionantes recogidos en las autorizaciones de
vertidos, así como los requisitos exigidos por la legislación comunitaria,
estatal y andaluza.  En concreto, este
plan sectorial prevé durante 2014 la realización de 645 controles de vertidos a
dominio público hidráulico y 470 al litoral.

 

Esta iniciativa se
desarrollará en aquellos núcleos urbanos de más de 250 habitantes equivalentes
cuyo vertido esté sujeto al otorgamiento de una autorización o que  cuente o no con ella. También se realizará en
actividades e instalaciones cuyos vertidos de naturaleza industrial tengan
autorización o que ésta esté en trámite.

 

Así, a través de este plan
en la provincia de Almería se llevarán a cabo 137 controles de vertidos a
dominio público hidráulico y 64 al litoral, en Cádiz 187 y 162, en Granada 70 y
17, en Huelva 114 y 140, en Málaga 134 y 57, y Sevilla 3 y 30.

 

Este programa contempla
inspecciones rutinarias o programadas (comprobar que se cumplen los requisitos
medioambientales) y otras de carácter puntual previas al otorgamiento de una
autorización o como consecuencia de una denuncia o incidente. La periodicidad
con la que se realizan estos controles se establece según el tipo de vertidos:
urbanos o industriales. Para el primero de ellos se tendrá en cuenta el número
de habitantes equivalentes, el grado de contaminación, las características del
medio receptor o  los incumplimientos
detectados con anterioridad; mientras que para el segundo la regularidad de los
controles dependerá del tipo de industria y del volumen de vertido, así como de
la presencia o no de sustancias peligrosas, entre otros aspectos.

 

Esta iniciativa se desarrolla en el
marco de la Ley (9/2010) de Aguas de Andalucía donde se establecen los Planes
de Inspecciones en vertidos, como fórmula idónea para prevenir los posibles
impactos negativos y garantizar el cumplimiento de los condicionados
ambientales, aplicables a las diferentes actuaciones con incidencia en el medio
natural. Según recoge esta normativa, la Consejería de Medio Ambiente y
Ordenación del Territorio es la administración competente encargada de realizar
los controles en función de la adecuación de las instalaciones de tratamiento
de los vertidos, los incumplimientos detectados con anterioridad, así como de
la población atendida o del volumen que vierte la industria. También se tendrá en cuanta la peligrosidad del
vertido industrial, la existencia en núcleos urbanos de un número importante de
industrias o de fábricas altamente contaminantes por la toxicidad potencial de
sus vertidos o por el volumen de los mismos o
por la presencia de espacios naturales protegidos y de  especies en peligro.

 

 

Menú