Profesionales de los hospitales de Montilla y Andújar se forman en ‘Anatomía y preparación al parto’

Profesionales de los hospitales comarcales de Montilla y Andújar implicadas en la atención al embarazo y parto están recibiendo la formación ‘Anatomía y preparación al parto’, centrada especialmente en el análisis y conocimiento de las distintas posturas, adaptadas a cada etapa del parto, que facilitan todo el proceso, así como el momento de dar a luz, respetando siempre la movilidad de la gestante. Concretamente, cuatro matronas, una fisioterapeuta, una ginecóloga y una enfermera del Hospital de Montilla, y otras cuatro matronas del Hospital Alto Guadalquivir, de Andújar, han aprendido anatomía y movilidad de la pelvis, posiciones y movimientos durante el parto, o la actitud y rol del acompañante, entre otros aspectos.

La formación está orientada a respetar las decisiones de la mujer en cuanto a la postura que desea adoptar durante el parto. En este sentido, a lo largo del curso, se trabajan posiciones dinámicas que facilitan el parto, tanto en mujeres sin epidural, en las que estas posturas se producen de forma natural e instintiva, como en aquellas mujeres que solicitan epidural. En estos casos, la matrona puede ayudar a la mujer a adoptar las posturas más facilitadoras comprendiendo previamente la fisiología del parto, para así favorecer su progresión.

La profesora encargada de la formación, cuya primera fase se ha impartido este mes de mayo en Córdoba, ha sido Nuria Vives, coautora, junto a Blandine Calais-Germain, del libro ‘Parir en Movimiento’. El curso, en su conjunto, plantea un programa de posiciones, movimientos y ejercicios que respetan la estructura anatómica de la mujer embarazada, incluyendo ejercicios especializados para prevenir y cuidar las molestias propias del embarazo.

Contenidos formativos

En el primer módulo titulado ‘La movilidad de la pelvis en el parto’, las profesionales han tratado la fisiología de la pelvis materna, que es rígida pero dispone de cierta capacidad de movimiento entre los huesos que la componen. Durante el parto, la presencia de hormonas hace que la pelvis materna pueda también adaptar su forma a la cabeza del bebé. En este sentido, para la mujer embarazada, comprender e integrar la anatomía de su pelvis le otorga seguridad, motivándola a experimentar los movimientos y posiciones propuestos en las sesiones de preparación al parto que se enseñan en el ciclo formativo.

Así, el principal objetivo de ese primer módulo es generar confianza en el proceso natural del parto. Estudiar la anatomía de la pelvis extrínseca e intrínseca, su movilidad particular y comprender anatómicamente la interrelación que hay entre la posición que adopta la mamá, la transformación de los espacios internos de su pelvis, y la adaptación del bebé en su recorrido hacia la salida.

En el segundo módulo, ‘Posiciones y movimientos en el parto. Análisis y experimentación’ han abordado el estudio de las posiciones de pie, acostada, de lado, sentada, de rodillas, de cuclillas, y cada una con todas sus variantes. En cada una de ellas, se han analizado aspectos tan diversos como la libertad de la pelvis, posición de piernas, columna vertebral, asimetrías, posición del bebé en relación a la pelvis, actividad de los músculos, influencia de la gravedad, así como la actitud y rol del acompañante cuando la mujer adapta cada una de las citadas posturas.

Queda pendiente la segunda parte del ciclo formativo que se llevará a cabo próximamente, del 10 al 13 de septiembre, y abordará, mediante los módulos tres y cuatro, ‘La respiración en el parto’ (técnicas respiratorias aplicadas a los distintos momentos del parto) y ‘El periné en el parto. Análisis y experimentación’.

Buenas prácticas en humanización al parto

Desde 2008, los hospitales comarcales de Montilla y Andújar, ambos gestionados por la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir, están adheridos al Proyecto de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales para la Humanización de la Atención al Parto y se encuentran actualmente inmersos en el proceso de acreditación de la IHAN (Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia), impulsada por la OMS y UNICEF. Actualmente han superado ya la fase 2D del proceso que certifica la adopción de prácticas que protegen, promueven y apoyan la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento, estableciéndola como norma y forma óptima de alimentar a los bebés.

Entre las buenas prácticas en humanización al parto que se llevan a cabo en ambos centros hospitalarios, destacan la reducción del porcentaje de cesáreas que se practican, siempre dentro de los valores recomendados por las sociedades científicas. También se está incrementando, en los últimos años, el número de planes de parto recibidos.

Asimismo, también se potencia el vínculo entre madre e hijo, fomentando el contacto permanente de ambos desde el momento del nacimiento. Para ello se aplican medidas como el contacto piel con piel en todos los partos normales, o el método canguro en niños de bajo peso que requieren ingreso.

También en la línea de impulsar la atención humanizada del parto, los dos hospitales tienen implantada la figura de la matrona responsable, para que la madre sea atendida y asesorada en todo el proceso por la misma profesional. Asimismo, en los centros existe la opción de hospedaje para la madre que amamanta a su recién nacido cuando éste tiene que quedarse hospitalizado por algún motivo. De este modo, se facilita el máximo contacto posible entre ambos, propiciando también la continuidad de la lactancia.

Menú