Casi 180 millones de euros recortados en personal de los centros sanitarios de 2012 a 2016

URGENCIAS-HOSPITAL-CABRA--644x362

El Sindicato Profesional de la Enfermería, SATSE-Córdoba ha realizado un estudio basado en los datos presupuestarios de la propia Administración Sanitaria en la provincia de Córdoba, que revela unos drásticos y traumáticos recortes en el dinero destinado a personal en los Hospitales, Centros de Salud y Dispositivos de Urgencia de nuestra provincia.

SATSE ha analizado Centro por Centro el presupuesto que se ha ido destinando a personal en cada ejercicio presupuestario, tomando como base y referente el año 2011, año en el que los presupuestos aún estaban sin recortar drásticamente. Desde 2012, afirma SATSE, los recortes en Sanidad han ido creciendo exponencialmente, sobre todo en la disponibilidad económica destinada a personal, alcanzando su máximo en el año 2104.

Recortes en personal, asevera SATSE que se traducen directamente en riesgo para la seguridad del paciente y también para los propios profesionales que sufren diariamente la sobrecarga, el estrés insoportable, la inseguridad laboral y una ansiedad inaceptable que con frecuencia conlleva crisis de ansiedad en los profesionales que en ocasiones requieren incluso atención sanitaria.

SATSE considera que la evolución de recortes en personal ha ido creciendo año tras año, de manera detallada se concreta en un recorte sanitario acumulado en Reina Sofía de 2012 a 2016, de 100.700.000 euros; de 18.600.000 euros en el Área Sanitaria Norte; de 11.500.000 euros en el Distrito Córdoba; de 4.800.000 euros en el Distrito Guadalquivir y de 37.500.000 euros en el Área Sanitaria Sur de Córdoba.

Todo ello, afirma SATSE, supone un recorte sanitario acumulado en personal de 2012 a 2016 de casi 180.000.000 de euros, casi 30 mil millones de pesetas, lo cual sitúa y acredita a Córdoba y Andalucía, con la última posición en el conjunto de España, al ser los que menos dinero destinan por habitante y año a la Sanidad, con poco más de 1.000 euros, mientras el País Vasco destina más de 1.500 euros por habitante y año y la media de España está en 1.250 euros por habitante y año. Lo que evidencia la precariedad presupuestaria y el empobrecimiento deliberado de la Sanidad Pública Cordobesa y Andaluza, por parte de la Junta de Andalucía.

Para SATSE este drástico recorte en personal ha generado no sólo la destrucción de miles de empleos de 2012 a 2016 y el agotamiento físico y psíquico de los profesionales por falta de recursos humanos, sino también ha acabado con la ilusión y motivación de los profesionales, al llevar éstos 5 años sometidos a una presión, inseguridad y sobrecarga laboral que ha eliminado cualquier estimulo profesional en la lucha contracorriente que supone trabajar y cuidar a los pacientes sin los medios y recursos necesarios para ello, poniéndose en riesgo tanto la seguridad del paciente como la de los propios profesionales.

Por otro lado, SATSE recalca que la realidad evidencia que este inaceptable y despiadado recorte presupuestario en personal, también provoca consecuencias muy graves en los indicadores sanitarios, como es el sustancial incremento de la lista de espera para operarse o ser visto en consultas externas, creciendo en cerca de un 50% el número de pacientes en lista de espera, en los últimos años. También, afirma SATSE, se ven afectados los tiempos de Atención en urgencias o la realización de pruebas diagnosticas, a pesar del maquillaje descarado realizado por el Servicio Andaluz de Salud y la intencionada regularización normativa para esconder y ocultar legalmente la realidad de los pacientes en lista de espera. Todo ello ha provocado que la Sanidad Pública Cordobesa y Andaluza retroceda en solo un año más de cinco puestos en el ranking de valoración nacional que los ciudadanos hacen de la Sanidad Pública.

Finaliza SATSE exigiendo la recuperación para 2017 de los presupuestos en personal que cada Hospital y Distritos de atención primaria tenían en 2011, sin lo cual es evidente que la Sanidad Pública cordobesa seguirá perdiendo enteros en la percepción que los ciudadanos tienen de la misma, a pesar de la excelente valoración que tienen de los profesionales de Enfermería como garantes de la actividad asistencial y cuidados pero que sufren sin paliativos las deficiencias estructurales y de medios que la Administración Sanitaria de la Junta de Andalucía recorta sin parar día a día.

 

Menú