Varios centros educativos de Montilla se modernizan en bioclimatización y energías renovables

El alcalde de Montilla, Rafael Llamas, y la concejala de Educación, Lola Gil, acompañaron este jueves a la delegada de Educación y Deporte en Córdoba de la Junta de Andalucía, Inmaculada Troncoso, en su visita al IES Inca Garcilaso, donde informaron que este centro cuenta con prioridad para la instalación del sistema de refrigeración adiabática y de placas fotovoltaicas, y en el que se realizará una inversión superior a los 350.000 euros. Además, a esta actuación hay que sumar la ya finalizada en el IES Emilio Canalejo Olmeda, consistente en la instalación de placas fotovoltaicas, y que ha supuesto una inversión superior a los 41.000 euros.

El primer edil montillano subrayó que “es fundamental que nuestras políticas estén centradas en nuestros centros educativos”, ya que “invertir en educación es invertir en futuro y Montilla puede decir que tiene un conjunto de centros educativos de los que nos podemos sentir muy orgullosos y además con inversiones que están en la línea del proyecto de ciudad que estamos defendiendo la totalidad de la Corporación, una ciudad más amable, más sostenible, más respetuosa con el medio ambiente y que va en la línea de ese modelo que nos trasladan desde Europa”.

El nuevo Plan de Infraestructuras Educativas 2021 constituye la segunda anualidad del Plan de Infraestructuras Educativas 2020-2027 impulsado por la Consejería. “Con él pretendemos dar respuesta de forma ordenada y planificada a las demandas y nuevos retos del sistema público educativo andaluz en este horizonte temporal”, ha declarado la delegada, incidiendo en que este plan incluye “la mayor apuesta de la historia por la bioclimatización y las energías renovables”, con 90 actuaciones en Córdoba de instalación de sistemas de refrigeración adiabática y placas solares fotovoltaicas en centros públicos cordobeses por valor de 32 millones de euros.

La refrigeración adiabática es un sistema de climatización alternativo al aire acondicionado convencional que funciona bajando la temperatura del aire interior mediante la evaporación del agua. Sus principales ventajas son el bajo consumo eléctrico (hasta un 80% inferior al del aire acondicionado), las menores emisiones de CO2 y el menor coste de inversión inicial y de funcionamiento. Además, funciona con las ventanas abiertas, en línea con lo recomendado en la actual situación de la Covid-19, y utiliza siempre aire fresco, sin recirculación, mejorando así la calidad del aire interior.

En cuanto a la instalación de placas solares fotovoltaicas, ésta permite una reducción drástica del consumo de energía eléctrica en los centros educativos, estando previsto además que el excedente pueda volcarse a la red, generando así un retorno de la inversión.

Estas 90 actuaciones, que se llevarán a cabo en centros ubicados en las zonas con mayor severidad climática en verano, que, en el caso de Córdoba, es el valle del Guadalquivir, permitirán un importante avance en la actualización y modernización del parque de centros educativos públicos. Está previsto, además, que tanto la refrigeración adiabática como las instalaciones fotovoltaicas se incorporen a las normas de diseño de los edificios docentes en Andalucía, de manera que todos los nuevos centros que se construyan cuenten ya con ambos sistemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú