YO SOY MÁS RESPONSABLE QUE TU

Hay en mi tierra un dicho que versa que “No hay más ciego que el que no quiere ver”. Y esta es una expresión que, en muchas ocasiones, puede granjearnos situaciones bastante complicadas y desagradables, cuando impiden a quien se obstina en mantener una postura con el único argumento del ego.

 

Sin embargo, amén de que el anterior es más que cierto, en Andalucía nos encontramos con otro que describe a las mil maravillas la situación: “El fin justifica los medios”.

 

Me duelen los oídos de escuchar a propios y extraños hablar de “los andaluces quieren…” o “hay que tener responsabilidad” y demás sandeces que no hacen más que albergar mucho cinismo y poca o nada realidad, con el único objetivo de apropiarse de la verdad y la dignidad absolutas.

 

La situación que estamos padeciendo en nuestra tierra no es ni mucho menos lógica. Es muy curioso observar cómo todos los partidos que, presuntamente, se han quedado en la oposición, hablan de que tienen la voz de los ciudadanos, que no están dispuestos a ceder al poder, que quieren pruebas por escrito, que no quieren guiños, si no hechos… y sin embargo, bloquean una investidura, con la consiguiente paralización del gobierno andaluz y con el consiguiente perjuicio para todas y todos los andaluces y andaluzas.

 

Permítanme decirles, señores, que toda esa responsabilidad a la que ustedes invocan, les viene grande. Carecen de sentido de la responsabilidad, de la seriedad y de la honradez. Cuando ustedes apelan a “la responsabilidad con los andaluces”, lo único que están diciendo es “no te voy a permitir la investidura, no vaya a ser que se me vea antes de las municipales y pierda sillones”. Lo siento, pero no nos engañan, por mucho que intenten quedar de adalides de la honradez y de defensores de los oprimidos, se os ve el plumero.

 

Poco o nada tiene que ver la postura que adoptan en el hemiciclo andaluz con las necesidades de los ciudadanos, si no más con sus propias aspiraciones políticas y, déjenlo ya, negarlo es la mayor afrenta a la inteligencia humana que pudieran hacer.

 

Así que, hágannos un favor, si verdaderamente les importa el bienestar de los ciudadanos, como tanto “cantan”; déjense de falsas posturas y discursos engañosos y permitan que se siga trabajando por los y las andaluces y andaluzas y permítanse a si mismos realizar la labor que verdaderamente puede mejorar la vida de los andaluces, la labor de oposición, una oposición seria, responsable y realmente fiscalizadora de las medidas de gobierno, para que, realmente, vayan dirigidas a proteger a las y los andaluces y a su dignidad.

 

 

 

 

 

Menú