El Ballet Flamenco de Andalucía estrena en el Gran Teatro de Córdoba el espectáculo’En la Memoria del Cante. 1922′

rafela_carrasco_1
Rafael Carrasco. FOTO CEDIDA

El Ballet Flamenco de Andalucía inicia en Córdoba un periodo
bienal bajo la dirección artística de la bailaora y coreógrafa Rafaela
Carrasco, que ha ideado un espectáculo titulado ‘En la Memoria del Cante.
1922’, inspirado en el concurso de cante de aquel año en el Patio de los
Aljibes de la Alhambra de Granada. Aquel certamen, arropado por numerosos
artistas e intelectuales, supuso una inflexión a la hora de considerar el
flamenco como arte mayor, dejando atrás la visión prosaica que se tenía del
mismo. Al igual que Rubén Olmo en el bienio 2011-13, la propuesta de Carrasco
fue seleccionada por una comisión, presidida en este caso por Matilde Coral,
después de una convocatoria pública.

 

Rafaela Carrasco, artista multipremiada, también directora y
docente, dirige un cuerpo de baile de ocho bailarines -tres de ellos solistas-
y cuatro músicos, con la escenografía de su colaboradora habitual Gloria
Montesinos y con diseño de vestuario de Blanco y Belmonte. El elenco ha sido
seleccionado mediante audiciones, a las que se presentaron 174 personas. El
Ballet ofrecerá representaciones en las ocho provincias andaluzas en el primer
trimestre y tiene previstas funciones en el Teatro Alcalá de Madrid, en el
Festival de Jerez y en el ciclo ‘Lorca y Granada’ del verano en el Generalife
de Granada. ‘En la Memoria del Cante. 1922’ girará también por varios
festivales y escenarios de todo el mundo.

 

La formación ha quedado compuesta por la propia Rafaela Carrasco
y Ana Morales como solistas femeninas y David Coria -también repetidor- y Hugo
Lopez en hombres; el resto del cuerpo de baile lo forman Alejandra Gudí,
Florencia O´Ryan Zúñiga, Laura Santamaría, Eduardo Leal, Antonio López y
Alberto Sellés; como alumnas en prácticas están Paula Comitre, Cristina Soler,
Carmen Yanes y Margarita Ruiz de Castro. 

Como músicos en vivo el espectáculo cuenta con los cantaores
Miguel Ortega y Antonio Campos y las  guitarras de Juan Antonio Suárez
‘Cano’ y Jesús Torres.

 

La locución de algunas partes de la obra es del actor Francisco
Suárez, también director escénico y responsable varios años del Festival de
Teatro Clásico de Mérida.

 

Menú