El Consejo de Gobierno declara Monumento la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Castro del Río

castrorio
Foto: cedida

El Consejo de Gobierno ha acordado inscribir en el Catálogo
General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la tipología de Monumento, la
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Castro del Río (Córdoba). El
templo, representativo de los que se construyeron tras la conquista cristiana
de la zona en 1240, destaca también por su colección de obras de arte y por su
portada plateresca, añadida en la ampliación del siglo XVI.

 

Situada en la zona más elevada del casco urbano, en el mismo
lugar que ocupó una mezquita, la edificación repite en su estructura el tipo de
iglesia cordobesa de la Reconquista, con torre-fachada y planta de tres naves
sin crucero, separadas por arcos formeros y terminadas en ábsides. Sus
cubiertas son bóvedas de aristas construidas en el siglo XVIII que ocultan el
antiguo artesonado mudéjar de madera, conservado todavía y apreciable en
algunos sectores.

 

Del interior del templo también destacan las seis capillas
de lado del Evangelio, que en su mayor parte tienen planta cuadrangular cubiertas
con bóvedas sobre pechinas. A los pies de la nave de la izquierda se localizan
dos pinturas murales; una dedicada del siglo XVIII dedicada al Bautismo de
Cristo y otra a San Cristóbal realizada en torno a 1600.

 

Desde el ábside de la Epístola se accede a la sacristía y al
despacho parroquial a través de un espacio intermedio con bóvedas con
mocárabes. La sacristía, de planta casi cuadrada, está compuesta por una
dependencia en la planta baja, cubierta por artesonado de casetones de madera,
y otra en la superior con un valioso artesonado de forma ochavada. Junto a
estas estancias, en un patio adosado al ábside central se sitúa un torreón
cuadrado que podría ser resto del minarete de la antigua mezquita, coronado por
una espadaña llamada tradicionalmente ‘campanillo’.

 

En el exterior, la torre fachada con su portada plateresca
se concibe como una unidad artística independiente con ciertas reminiscencias
de arquitectura militar. Construida en el año 1538 y atribuida a Hernán Ruiz I,
la portada presenta arco escarzano de acceso, flanqueado por pilastras apoyadas
sobre zócalos que sostienen un friso a modo de entablamento, además de tres
hornacinas en el segundo cuerpo. Parte de su decoración se ha perdido por el
deterioro de la piedra utilizada.

 

La torre campanario que remata la fachada es de sección cuadrangular,
con vanos apuntados en la primera planta y de medio punto en la segunda, que
alberga las campanas. Está coronada por un chapitel de azulejos con bolas en
las cuatro esquinas y en la cúspide del vértice. En los laterales de la fachada
principal hay dos relojes de sol, realizados en piedra, que datan del año 1593.

 

En cuanto a los bienes muebles, que también han sido
inscritos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, la iglesia alberga
28 obras de arte de los siglos XVI al XX, entre pinturas, esculturas y piezas
de orfebrería.

 

El decreto de inscripción aprobado por el Consejo de
Gobierno establece, finalmente, un entorno de protección alrededor del monumento,
que afecta a espacios públicos y privados de la calle Colegio y de las plazas
de la Iglesia y de San Rafael.

 

 

 

 

 

Menú