El Grupo Municipal Popular presenta una Moción para la Defensa de la Unidad de España

El Grupo Municipal Popular del Excmo. Ayuntamiento de Montilla, al amparo de la legislación vigente eleva al Pleno, para su aprobación y debate, la siguiente:

MOCIÓN PARA LA DEFENSA DE LA UNIDAD DE ESPAÑA.

                                EXPOSICION DE MOTIVOS

Los artículos 1 y 2 de nuestra Constitución Española constituyen el más solemne pórtico de entrada a nuestra carta magna. En ellos se sintetizan los rasgos más sobresalientes del régimen democrático instaurado por la Constitución de 1978. Si en una Constitución, se encuentra el embrión de todo el Derecho de un Estado, en estos preceptos, se sintetizan los principales rasgos del Derecho constitucional español vigente y, en consecuencia, de todo el resto del ordenamiento jurídico.

La Constitución Española, amparada en referéndum por el 88,54 % de los votos en 1978, consagra en su artículo 2: “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”. Tres son los principios jurídicos que se constitucionalizan en este precepto: unidad nacional, autonomía de nacionalidades y regiones, y solidaridad de todas ellas.

La unidad nacional en el debate constituyente se quiso reforzar con calificativos que no admitieran dudas: unidad «indisoluble» y «patria común e indivisible». La unidad nacional «se traduce en una organización, el Estado, para todo el territorio nacional”, el Estado, por tal motivo «queda colocado en una posición de superioridad tanto en relación a las Comunidades Autónomas como a los entes locales. Principio de unidad que se proyecta también en el orden económico y social.

El constituyente optó también por un Estado compuesto, dotado de una amplia descentralización política mediante el conocimiento del derecho a la autonomía de sus nacionalidades y regiones, lo que se ha denominado «Estado autonómico». El Título VIII de la Constitución lo concreta de acuerdo «con unos principios dispositivos que permiten que el régimen autonómico se adecue en cada caso a las peculiaridades y características de esas regiones y nacionalidades». El Tribunal Constitucional ha subrayado desde sus primeras resoluciones que «la autonomía hace referencia a un poder limitado”. Autonomía no es soberanía, y aún este poder tiene sus límites, y dado que cada organización territorial dotada de autonomía es una parte del todo, en ningún caso el principio de autonomía puede oponerse al de unidad, sino que es precisamente dentro de éste donde alcanza su verdadero sentido, como expresa el artículo 2 de la Constitución. Y finalmente, el principio de solidaridad, que es «el corolario de la autonomía». El Tribunal Constitucional se ha referido, así a un «deber de auxilio recíproco» (STC 18/1982), «de recíproco apoyo y mutua lealtad» (STC 96/1986), «concreción, a su vez, del más amplio deber de fidelidad a la Constitución» (STC 11/1986). Esta lealtad constitucional, que el Tribunal Constitucional ve encarnada en este principio, «obliga a todos, incluido el Estado».

Pero frente a este principio supremo, el de unidad, algunas fuerzas políticas están intentando llevar a este país a la segregación y al quebranto de nuestra nación.

Por tal motivo, el Grupo Municipal Popular considera que el Pleno, como órgano en el que se ha depositado la representación de los ciudadanos de nuestra ciudad, debe realizar una declaración en pro y en defensa de la unidad de España.

No hay derecho de autodeterminación de ninguna parte de nuestro territorio, la normativa española no lo reconoce, la Constitución Española de 1978 quedó configurada como un cuerpo normativo cerrado que pretende impedir el ejercicio del derecho de autodeterminación en el interior del Estado español. Tanto en su artículo segundo, en el que se proclama que ésta “se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española”, como en el artículo 1.2, que establece que “la soberanía reside en el pueblo español del que emanan los poderes del Estado”, se pretendió evitar el ejercicio del derecho de autodeterminación para los pueblos que componen España.

Frente a las pretensiones secesionistas, está la unidad, y no la vía del medio o la de la distracción. No es el momento de plantear opciones alternativas al actual modelo constitucional, que configura el Reino de España como una monarquía parlamentaria amparada en la distribución de las autonomías. Es simplemente momento de unidad de las formaciones políticas españolas para garantizar la cohesión del territorio español y la igualdad de todos los españoles.

Es por todo ello por lo que el Partido Popular propone la adopción de los siguientes:

ACUERDOS

Primero.- Realizar una declaración institucional en favor de la unidad del Reino de España, y de la España autonómica, negando cualquier derecho de autodeterminación de las regiones que la integran, pues éste no se recoge en la legislación internacional e iría en contra de la Constitución, pues sólo el pueblo soberano es el español.

Segundo.- Reconocer que el Reino de España, arbitrado como un Estado descentralizado de corte autonómico, ha traído el mayor período de bienestar para sus ciudadanos, por lo que sigue siendo un modelo válido para garantizar la unidad y diversidad regional, aunque ello no exima a una labor política de aclaración de competencias y definición del marco jurídico de cada Administración Territorial.

Tercero.- Que ningún parlamento, gobierno o institución política pueda desobedecer las leyes democráticamente aprobadas, ni las resoluciones de los tribunales, ni situarse por encima de la soberanía popular que corresponde, de acuerdo con la Constitución, al conjunto del pueblo español.

Menú