El Hospital de Montilla evalúa su servicio de ‘Libroterapia’ para mejorar el acceso a la ciudadanía


EncuestaLibroterapia
Foto: cedida

La Agencia Sanitaria
Alto Guadalquivir, que gestiona los hospitales comarcales de Montilla y
Andújar, y los de Alta Resolución de Puente Genil y Valle del Guadiato -en
Córdoba- y Sierra de Segura, Alcaudete y Alcalá la Real -en Jaén-, está
evaluando durante este mes de abril su servicio de ‘Libroterapia’, un proyecto
que se puso en marcha en 2010 y que pretende hacer la estancia de los pacientes
y sus acompañantes más agradable y entretenida, a través de la lectura, mientras
que están ingresados o acuden a alguno de los servicios del hospital.

 

El objetivo de este
análisis es mejorar el acceso de la ciudadanía a este servicio, además de
adaptarlo lo máximo posible a las necesidades de las personas que acuden a los
centros sanitarios de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir. Para ello,
se ha elegido el mes en el que se celebran dos fechas destacadas, como son el
Día del Libro Infantil (2 de abril) y el Día del Libro (23 de abril), para
llevar a cabo encuestas entre los usuarios de los centros y así conocer el
grado de satisfacción de éstos con el servicio, además de posibles áreas de
mejora.

 

Según apunta la
responsable del Área de Biblioteca y Archivo, Inmaculada Urbano, “queremos que
venir al hospital no sea sinónimo de ansiedad o aburrimiento, y por ello
pusimos hace cuatro años en marcha esta iniciativa. Sabemos, a través de
algunos grupos focales, que la ciudadanía valora positivamente el proyecto,
pero queremos extraer más datos para así adecuarlo todavía más a sus necesidades”.

 

Actualmente existen
60 expositores de libros repartidos en lugares estratégicos de los centros
hospitalarios, como las salas de espera y los pasillos de consultas, con lotes
de libros y revistas de temática variada donados gratuitamente: 12 en el
Hospital de Montilla, 11 en el Alto Guadalquivir y en Puente Genil, 9 en Alcalá
la Real, 8 en Valle del Guadiato, y 6 en Alcaudete y Sierra de Segura, respectivamente.
Para acercarse aún más a la ciudadanía, el contenido de cada uno de estos lotes
se ha adecuado al punto de lectura que tiene asignado, dirigiéndolo al tipo de
usuario que lo leerá.

 

Fondo bibliográfico

 

Para dotar al
proyecto de un buen fondo bibliográfico, los responsables del mismo han lanzado
distintas campañas de recogida de materiales, como la donación de los propios
profesionales de los centros, así como a través del contacto con editoriales,
distintas instituciones públicas y privadas y bibliotecas. “Desde 2010 se ha
incrementado el fondo de 4.500
a
7.300 títulos, un aumento que supone casi un 40%. La
colaboración altruista de compañeros, empresas e instituciones resulta
imprescindible para poner mensualmente a disposición de la población 1.850
materiales distintos”, afirma Urbano.

 

Cada uno de los
títulos está clasificado en una de las 23 temáticas creadas, correspondientes a
materias como ficción, aventura, divulgación, fantasía o poesía, entre otras.
Asimismo, cada ejemplar dispone de una ficha en su interior diseñada a modo de
prospecto farmacéutico, en la que de forma humorística los libros se asemejan
con un medicamento, dando las indicaciones terapéuticas o incluso la posología,
para que esta ‘medicina’ ayude a levantar el ánimo del lector viajando a
lugares distintos o imaginando otras realidades.

 

El uso de este
material está pensado para que pacientes y acompañantes lo puedan utilizar
dentro de las instalaciones del centro, por lo que se les solicita que una vez
hayan terminado de utilizarlo, lo devuelvan en alguno de los expositores
ubicados en las distintas áreas del hospital con el fin de que otra persona que
acuda a él pueda también disfrutar de su lectura.

 

Cualquier persona
interesada en colaborar con el proyecto puede donar libros y revistas de
lectura fácil entregándolos en las Centralitas de los centros hospitalarios.

Menú