El presidente de la Diputación anuncia un Plan Impulso para crear 5.000 puestos de trabajo directos en la provincia

La Diputación de Córdoba pondrá en marcha un Plan Impulso, con una inversión prevista en cuatro años (2015-2019) de más de 220 millones de euros, para crear 5.000 puestos de trabajo directos y 7.600 indirectos en la provincia, “un plan muy necesario que estará desarrollado y puesto en marcha antes de que acabe 2016, porque la generación de empleo es algo que no puede esperar”.

Así ha sido anunciado por el presidente de la institución provincial en ‘Los desayunos informativos de Europa Press Andalucía y la Fundación Cajasol’, un encuentro con medios de comunicación y representantes de la política, la cultura, la sociedad y la economía cordobesa y andaluza.

Según Ruiz, “este Plan Impulso toma como diagnóstico previo el Plan Estratégico que se redactó en 2011, un plan que quedó aparcado y sobre el que se realizó un gran trabajo, coordinado por el Consorcio Provincial de Desarrollo Económico y contando con la participación de toda la sociedad cordobesa, del Gobierno de España, Junta de Andalucía, ayuntamientos, empresarios, sindicatos, Universidad y todos los actores implicados en el progreso de una sociedad”.

El presidente de la Diputación ha explicado que este nuevo programa contendrá actuaciones y líneas de trabajo en diferentes ámbitos. Así, dentro del ámbito económico “se han dado los primeros pasos, en colaboración con la Confederación de Empresarios de Córdoba y los sindicatos mayoritarios, para reforzar programas que permitan hacer más presentes en el exterior a las empresas cordobesas, programas de fomento de redes empresariales y una mayor implantación de la tecnología y la calidad en la agroindustria”.

Antonio Ruiz ha incidido, también, en la necesidad de incluir en este plan un “compromiso por una Córdoba más social, donde las políticas de bienestar sigan siendo prioritarias y contando con las asociaciones y entidades”. Dentro del ámbito cultural y turístico, el presidente de la Diputación ha insistido en que “tenemos que procurar activar mecanismos encaminados a mantener el crecimiento en el número de visitantes a nuestra provincia, pero mejorando la cifra de pernoctaciones; todo ello al tiempo que preservamos nuestro patrimonio histórico, cultural y artístico”.

“Es un plan muy necesario para nuestra provincia, de ahí nuestro compromiso para que esté analizado y puesto en marcha antes de finalizar 2016; porque la generación de riqueza y empleo en nuestra provincia no puede esperar”, ha manifestado Ruiz.

Este Plan Impulso, ha destacado Ruiz, se suma a las políticas inversoras de la institución provincial, que en los próximos cuatro años pondrá en circulación 200 millones de euros en la provincia. De igual modo, ha continuado el presidente de la Diputación cordobesa, “hago desde aquí una reivindicación para solicitar una línea de fondos de desarrollo rural, los conocidos como fondos FEDER, que se nos está denegando castigando así a los ciudadanos y, en especial, a los pequeños municipios”.

EL PAPEL DE LAS DIPUTACIONES PROVINCIALES

El máximo representante de la Diputación cordobesa ha aprovechado su intervención para realizar una defensa del papel de las diputaciones provinciales, insistiendo en que “no se puede concebir que lo mejor para afrontar el futuro sea destruir todo lo edificado y empezar de nuevo”.

Ruiz, que ha abundado en la necesidad de transformar y modernizar las administraciones provinciales para adaptarlas al contexto actual, ha manifestado que “las provincias precisan de un gobierno que defienda los intereses comunes de su territorio y que establezcan líneas de cooperación a favor de los gobiernos locales”. “En Córdoba son 68 de sus 75 municipios los que tienen menos de 20.000 habitantes; si eliminamos las diputaciones quién prestará servicios básicos como el suministro de agua, la recogida de basuras o la recaudación tributaria”, se ha preguntado el presidente provincial.

BALANCE GOBIERNO PROVINCIAL

Por otra parte, Antonio Ruiz ha realizado balance de la gestión del actual equipo de gobierno hasta el momento actual. En este sentido, ha recalcado que “solamente en lo que llevamos de 2016, la Diputación ha puesto a disposición de los ayuntamientos 46 millones de euros distribuidos en seis planes de inversiones”.

Así, Ruiz se ha referido a los Planes Provinciales –dotados con 30 millones de euros-, el Plan de Inversiones Financieramente Sostenibles –donde según Ruiz “se priman medidas de eficiencia en los servicios municipales”-, el de Eliminación de Barreras Arquitectónicas, el Plan de Concertación y Empleo, el Plan de Arreglo de Caminos de Titularidad Municipal y el Plan de Aldeas.

“Éste es el camino más adecuado a seguir, en contra de la austeridad desmedida que se nos ha venido imponiendo desde instancias superiores ya que, si se quiere apostar por retomar una senda de crecimiento y por blindar el estado del bienestar de nuestra provincia, hay que destinar recursos a ello”, ha añadido.

El presidente de la institución provincial ha anunciado, además, un nuevo programa de actuaciones que se suma a los seis planes anteriores y que contará con cinco millones de euros de inversión, dos de ellos canalizados a través de Emproacsa para obras hidráulicas y los tres restantes para actuaciones de interés municipal. “Serán finalmente 50 millones de euros los que se habrán puesto en marcha en la primera mitad de 2016”, ha reiterado.

EL CONSEJO DE ALCALDES Y LAS POLÍTICAS SOCIALES

El también alcalde de Rute ha valorado la recuperación de la participación de los ayuntamientos en la institución provincial mediante un instrumento como el Consejo de Alcaldes, “un lugar donde escuchar en primera persona la opinión de los alcaldes y alcaldesas de la provincia, donde se les hace partícipes de las decisiones y líneas estratégicas a seguir”.

“La Diputación debe ser la Casa de todos y con esa condición se está actuando, hasta el punto de que la mayoría de los regidores municipales han tenido ya la oportunidad de reunirse conmigo y trasladarme sus inquietudes”, ha señalado.

En el ámbito de las políticas sociales, Antonio Ruiz ha insistido en que “han sido, son y serán una prioridad para el Gobierno de la Diputación, porque somos conscientes de la importancia que tienen en el crecimiento y desarrollo de un territorio”.

Ruiz ha señalado el incremento de más del 11% en el presupuesto del Instituto Provincial de Bienestar Social para 2016 –situando el presupuesto total en 38 millones de euros- y ha destacado nuevos programas impulsados como el de adaptación funcional de hogares para mayores y personas dependientes, el de microreformas energéticas enmarcada en el Programa de Intervención Familiar en Situaciones de Pobreza Energética o la puesta en marcha de la Oficina de Intermediación Hipotecaria.

“Estas políticas llegan de forma directa a los vecinos y vecinas e inciden en una mejora de su calidad de vida. Además, muchas veces los ayuntamientos no disponen de los recursos necesarios”, ha subrayado.

Finalmente, el presidente de la Diputación ha concluido su intervención reiterando su compromiso con la puesta en marcha del Plan Impulso, “con la satisfacción de poder compartir este trabajo con el resto de administraciones, en especial con los ayuntamientos y sus alcaldes y alcaldesas, pero también con todos los cordobeses y cordobesas”. 

Tags:
Menú