Francisco Arrabal, emprendedor montillano, denuncia la dejadez del Ayuntamiento en relación al puesto de caracoles del Paseo de las Mercedes

15052013605

La pasada primavera, Francisco Arrabal propuso al
Ayuntamiento de Montilla la creación de un puesto de caracoles en el Paseo de
las Mercedes, y el permiso le fue concedido a este vecino a través de la
Oficina del Emprendedor. Este año, concretamente el pasado 21 de enero,
Francisco volvió a solicitar la puesta en funcionamiento del mismo negocio para
la nueva temporada de este alimento tan conocido. Sin embargo, denuncia las
continuas “largas” del Ayuntamiento, y más en concreto del alcalde, “que se ha
estado riendo de nosotros”, lamentaba Arrabal.

El año pasado, esta familia afrontaba con ilusión la
regencia de este nuevo establecimiento, para el que se tomaron medidas “siempre
pensando en los demás”, como el uso de vasos de plástico para no depositar
cristales en el suelo del parque, evitar las botellas de cristal, o la
ubicación del mismo, notablemente alejada de la zona donde habitualmente se
sirve este producto. “Me comentaron que había quejas de la hostelería, pero no
era cierto”.

Entre las respuestas obtenidas en varias reuniones, se
debatió acerca de una nueva ubicación para el quiosco, “me decían que al
alcalde no le gustaba el quiosco en el parque”, por lo que se buscó una alternativa
junto a los ediles Ana Belén Feria y Miguel Navarro, que sería en los antiguos
aparcamientos de los taxistas. Una vez definido este cambio, “los concejales
quedaron en darnos respuesta y a día de hoy, no se nos ha dado”.

Francisco Arrabal señala que han perdido el tiempo, ya que
no sólo no podrán beneficiarse del puesto de caracoles, sino que le han quitado
la oportunidad de dirigirse a otros municipios donde podrían haber continuado
este negocio “primordial para su familia en estos tiempos de crisis”.

La impotencia le ha llevado a presentar su situación a los
medios, ya que la oposición intentó llevar el tema a la junta de portavoces del
mes de mayo, así como una pregunta en la sesión plenaria que no fue respondida.
Sólo obtuvieron una respuesta el pasado 20 de mayo, mediante un informe en el
que se cancela la viabilidad del proyecto por no haber una legislación que
regule el funcionamiento del puesto. “Nos parece bochornoso que nos digan el
día 20 de mayo que no se puede hacer, sin tener ahora oportunidad de nada”. Además,
Arrabal señala que si no existe una ordenanza, tampoco lo hacía el año pasado, “no
entendemos entonces por qué el año pasado sí y este no”. En este sentido,
Arrabal señala que es posible que otros eventos que se realicen en similares
condiciones tampoco no estuvieran regulados por ninguna ley, “me acaban de dar
un arma para acabar con muchos proyectos que se quieran hacer”. Además, si no
existía esa regulación, “han tenido un año entero para poder regular esta
situación”.

Francisco Arrabal ruega al alcalde que le ofrezca una
respuesta personal, “ya que no ha querido dar la cara” en las tres citas
mantenidas, y tampoco “quiso responder a mi mujer y a mi hijo en el pasado
pleno”.

 

Menú