Junta anima al sector agroalimentario a implantar Planes de Defensa Alimentaria para posicionarse en mercados internacionales

La directora general de Calidad, Industrias Agroalimentarias y Producción Ecológica, Ana Romero, ha animado a las empresas del sector agroalimentario a “trabajar en la implantación de Planes de Defensa Alimentaria para poder mantenerse y posicionarse en mercados internacionales, epecialmente en EE.UU., con la máxima solvencia y garantías técnicas”.

Durante su participación en la inauguración de la I Jornada Técnica sobre ‘Food Defense’ para las Industrias Agroalimentarias Andaluzas, organizada por la Fundación Valentín de Madariaga y Dakkos Consultores, Ana Romero ha subrayado la “importancia de este encuentro, donde está previsto abordar temas de especial interés para las empresas que exporten o tengan intención de exportar sus productos agroalimentarios a EE.UU.”

Entre ellos, ha concretado, se encuentra el “reto de cumplir con las exigencias de determinados mercados internacionales, en este caso el americano; exigencias relacionadas con la protección del suministro nacional de los alimentos contra actos intencionados de contaminación o adulteración de los mismos”. Estas exigencias obligan a la empresa agroalimentaria que pretenda exportar a EE.UU. la “implantación de un Plan de Defensa Alimentaria”, su certificación y evaluación, que minimice o anule las amenazas de contaminación intencionada, en cualquiera de sus posibilidades, sobre la cadena alimentaria en todas sus fases de producción.

Al respecto, Ana Romero ha recordado que “EE.UU. es el séptimo país a donde Andalucía exporta productos agroalimentarios y bebidas y donde exportamos por un valor de 342.046 millones de euros en 2013”.

Por ello, “el sector debe estar muy atento a este tipo de nuevas exigencias, para intentar adelantarse y seguir siendo competitivo, ya que los grandes grupos de la distribución, tanto españoles como europeos, están empezando a exigir o exigen ya a sus proveedores que tengan implantado un plan de defensa alimentaria, que, además, servirá para proteger su propia marca y minimizar o anular posibles amenazas sobre sus productos”, ha explicado.

En este sentido, la directora general se ha mostrado convencida de la “capacidad de innovación y de adaptación de las empresas agroalimentarias andaluzas para cumplir con los más altos estándares de calidad y seguridad alimentaria exigidos en los mercados internacionales”, por lo que sabrán hacer de esta exigencia una nueva oportunidad de negocio para los productos agroalimentarios andaluces, ha asegurado.

Por ello, ha reiterado la intención de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de “seguir trabajando con el sector agroalimentario para afrontar, de forma conjunta, estos nuevos retos para que nuestros productos estén cada día en más mercados internacionales”. Asimismo, “desde la Consejería apoyaremos cualquier iniciativa como ésta que apueste por el futuro y la competitividad del sector agroalimentario andaluz y sus empresas”, ha añadido.

El sector agroalimentario andaluz

La directora general ha incidido en el peso del sector agroalimentario en Andalucía y ha recordado que “el tejido empresarial agroindustrial, integrado por más de 5.700 empresas, desempeña un papel primordial en la generación de valor añadido, de empleo y de riqueza”. Y lo hace, principalmente, en entornos no urbanos en los que se alza como actividad motora de estos ámbitos, dando trabajo a más de 50.000 personas en las industrias de transformación y a 250.000 en el conjunto del sector agroalimentario, ha señalado.

La industria agroalimentaria andaluza, y la actividad primaria a la que moviliza, concentra, nada menos, que el 8% del Producto Interior Bruto Regional. “Valor que se eleva al 13% si incluimos todas las actividades asociadas, como insumos, transporte o distribución, entre otros”, ha concretado. Además, “nuestros productos agroalimentarios compiten cada vez mejor en los mercados internacionales, diferenciándose por su calidad, características organolépticas y su calendario de producción”, ha resaltado.

Igualmente, la directora general se ha referido a las exportaciones agroalimentarias, que se destinan, mayoritariamente, a los países de la Unión Europea, con un 75% de las exportaciones, pero también a mercados ya consolidados como EE.UU. , China, Rusia o Brasil y nuevos mercados potenciales para los productor agroalimentarios andaluces, como Japón, Austria y Arabia Saudí.

En este sentido, según los últimos datos oficiales de comercio exterior de productos agroalimentarios y bebidas durante el periodo comprendido entre enero y septiembre de 2014, las exportaciones andaluzas de estos productos ha crecido un 11,5% en relación al mismo periodo del 2013. Asimismo, Andalucía es la Comunidad Autónoma que más ha exportado en este periodo (6,2 millones de euros) con un total de 3.000 empresas andaluzas que han exportado productos agroalimentarios este periodo.

“Estas cifras reflejan el alto nivel de competitividad de nuestras producciones, la apuesta decidida por la internacionalización de nuestros productos y el compromiso por la captación de valor añadido de nuestras empresas”. Y todo ello, ha asegurado, “es el resultado del extraordinario dinamismo de los empresarios y profesionales del sector agroalimentario, que tienen ante sí un nuevo reto y una nueva exigencia para poder seguir exportando a EE.UU. e, incluso, en un futuro no muy lejano, a otros mercados más cercanos como Alemania o Francia”.

Menú