La Diputación de Córdoba recupera el patio de la Casa Romero de Torres

FOTO_Patio_Julio_Romero_3
Foto: cedida.

Coincidiendo con el inicio hoy de la Fiesta de los Patios, y
con los actos del Bicentenario de la Diputación de Córdoba, la institución
provincial ha rehabilitado, para ser de nuevo abierto al público, el
patio-jardín de la Casa Romero de Torres, espacio propiedad de la Diputación
desde 1862 y donde vivió el pintor cordobés Julio Romero de Torres.

 

Gracias a esta intervención se abre por primera vez al
público del 6 al 18 de mayo el conocido como “jardín arqueológico”, un patio
hasta ahora desconocido por no ser visitable la casa de la familia Romero de
Torres, donde se inserta. La recuperación del patio ha sido realizada durante
los meses de marzo y abril por la institución provincial conforme al proyecto
redactado por los arquitectos Joaquín Gómez de Hita y Juan Aparicio Sánchez.

 

La presidenta de la Diputación de Córdoba, María Luisa
Ceballos, ha destacado la colaboración de todas las administraciones
implicadas, lo que “ha permitido poner en valor en un corto espacio de tiempo
un lugar excepcional que podrán disfrutar todos los cordobeses”. Ceballos ha
enmarcado esta reapertura en los actos del Bicentenario de la institución y ha
aprovechado para subrayar “el papel que ha tenido ésta en la recuperación y
puesta en valor del patrimonio y las bellas artes de la capital y la
provincia”.

 

Por su parte, el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan
José Primo, ha explicado que “se trata de un espacio histórico importante, un
sitio especial con el que recuperamos un trozo de historia, una parte viva de
Córdoba”.

 

En la misma línea se ha expresado Isabel Ambrosio, delegada
del Gobierno Andaluz, quien ha manifestado que “estamos presentando el
patrimonio de una familia y lo hacemos en unas fechas como el Mayo festivo,
momento para recordar la aportación de esta familia”. Además, ha insistido en
utilizarlo como “reclamo turístico más, clave para conocer la historia de
Córdoba”.

 

Finalmente, el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, ha
alabado el “ejercicio de agilidad administrativa” realizado por todas las
administraciones y ha insistido en que con esta apertura “se va a aumentar el
prestigio de los patios y su oferta, sobre todo en calidad, por el impacto que
tiene tanto su origen como por los habitantes que tuvo, que sirvieron de
cimiento al patio”. “Tenemos que ser capaces de transmitir que no es un patio
más, sino el corazón de la cultura, el patrimonio y la historia de Córdoba”, ha
matizado.

 

En cuanto al proceso de rehabilitación, el arquitecto
Joaquín Gómez de Hita ha explicado que se han resanado los pavimentos de
empedrado de guijarro y baldosa cerámica, reponiéndose las piezas dañadas y
efectuando una limpieza mecánica de los soldados, los muretes enfoscados o
revestidos con piezas cerámicas, los bordillos y los elementos decorativos. Se
ha recuperado, también, la fuente situada frente a la entrada de la vivienda.

 

Del mismo modo, se han rehabilitado las fachadas y pintado
tanto éstas como  las carpinterías,
cerrajerías y medianerías del patio. En cuanto a la jardinería, se han
eliminado las especies invasoras, se ha preparado el suelo vegetal, se han
podado los cítricos y recuperado los setos de boj. Se han rescatado las macetas
existentes y se han complementado con otras nuevas, en las que se han sembrado
helechos, begonias, costilla de Adán, oreja de elefante, amor de hombre, laurel
y tuyas. Finalmente, se ha completado la intervención con la instalación de
cartelería, que recoge fotografías antiguas del patio con la presencia del
pintor y su familia.

 

 

 

RESEÑA HISTÓRICA

 

Los museos de Bellas Artes y Julio Romero de Torres, y la
casa familiar, forman un conjunto propiedad de la Diputación desde 1862 –aunque
algunas partes fueron adquiridas por el Ministerio de Cultura-. La gestión se
ha desarrollado con la intervención de tres administraciones ya que la
conservación y el funcionamiento del Museo de Bellas Artes corresponde a la
Junta de Andalucía y la del Museo de Julio Romero de Torres al Ayuntamiento.

 

El patio hoy reabierto se denominaba “jardín arqueológico”
por su excepcional vegetación y por los restos antiguos que lo enriquecen. Es
probable que en los siglos XVI al XVIII fuera utilizado como cementerio del
Hospital de la Caridad, que ocupó el conjunto actual de los museos desde su
fundación en 1493 hasta su desamortización en 1837, momento en que fue
arrendado como casa de vecinos.

 

El jardín fue el espacio escogido por la familia Romero de
Torres –que ocupa la casa desde 1862 hasta 1980- para ubicar muchas piezas
arqueológicas de la colección familiar y en él se reunían, además, muchas de
las personalidades de la cultura cordobesa. Está dividido en ámbitos
diferentes; un andén a lo largo de la fachada de la vivienda, un jardín alto
dividido en dos espacios por un muro con un torso romano, un jardín de crucero
y un pequeño adarve.

Menú