La Cata del Vino Montilla-Moriles deja un impacto económico superior a los 2 millones de euros en la provincia

rdpvaloracioneconomicadelacatadevino2

El impacto económico de la 34ª edición de la Cata del Vino Montilla-Moriles, celebrada del 19 al 23 de abril en el Palacio de la Merced, es de 2.269.154,17 euros, según el informe realizado por una consultoría especializada.

La delegada de Empleo de la Diputación de Córdoba, Dolores Amo, ha puesto de manifiesto “la buena salud” de la que goza esta cita, en cuyo éxito ha implicado “a las instituciones que apoyamos esta celebración, a los municipios que forman parte de la Denominación de Origen Montilla-Moriles y el trabajo diario de muchos agricultores y agricultoras que cuidan con mimo que se mantenga la excelencia y la calidad en nuestros vinos”.

Para Amo, “hay que seguir afianzando ese trabajo y la puesta en valor de nuestros vinos, que suponen una tradición en nuestra tierra y entronca con otros sectores estratégicos para la provincia, como el turismo y la gastronomía”.

La responsable de Empleo en la institución provincial ha hecho hincapié en datos como el “87 por ciento de ocupación hotelera, 20.000 visitantes de fuera de la provincia, la participación de 29 bodegas -seis más que en la anterior edición- o la decena de restaurantes presentes en la muestra ofertando otros productos de excelencia en la provincia como la naranja o el ajo”.

“Son más de 7.000 familias las que viven de este sector, por lo que tenemos que hacer un esfuerzo entre todos en divulgar y dar a conocer nuestros vinos, porque los municipios dependen del desarrollo económico y el sector del vino es desarrollo económico de muchos municipios de la provincia”, ha añadido.

Por su parte, la delegada de Promoción de la Ciudad, Carmen González, ha destacado que «la Cata del Vino se ha consolidado como una cita de prestigio en el calendario festivo de la ciudad de Córdoba», algo que «se refleja de una manera rigurosa en el estudio que cuantifica el retorno económico y el positivo impacto turístico que ha supuesto en 2017 la Cata del Vino Montilla-Moriles».

Asimismo, González ha valorado que la colaboración del Ayuntamiento en la Cata se haya traducido en 2017 en una apuesta importante por esta celebración abierta a la innovación. «Los vinos de Montilla-Moriles son un elemento clave de la marca Córdoba y un patrimonio económico, gastronómico, turístico y cultural de primer orden con el que seguir avanzado desde la innovación y la excelencia con el objetivo de generar empleo de calidad y valor
añadido», ha concluido.

El presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, Javier Martín, ha expuesto la Cata como “un ejemplo de colaboración público privada, en el que todas las administraciones están implicadas, pero también entidades privadas, desde las bodegas, a cooperativas y los propios agricultores, y es un modelo que funciona”.

Los datos del informe económico indican, según Martín, que “se ha producido un incremento de la demanda hotelera, cifrado en el fin de semana en un 87 por ciento, y un aumento muy significativo el miércoles y jueves, así como un fuerte reclamo en las líneas de alta velocidad con parada en Córdoba sin que en la semana de la Cata hubiera otro evento de especial interés”. En total, 14.894 personas visitaron la ciudad en esos días.

El presidente del Consejo Regulador ha subrayado asimismo “el hecho de que Tripadvisor haya seleccionado la Cata entre las 15 mejores celebraciones en la primavera de España”. “Ésto es colocar la Cata en el mundo y éso tiene un retorno económico para la ciudad”, ha añadido.

De las 78.825 visitas registradas, un 53 por ciento han sido locales, un 17 por ciento del resto de la provincia, un 23 por ciento del resto de Andalucía y un 7 por ciento de otros lugares de España y el extranjero. “Algo muy significativo ha sido que en este primer año de venta de tíckets de entrada a través de internet, hay personas que los han comprado desde Nueva York, París Londres o Berlín”, ha señalado el máximo responsable del Consejo Regulador.

Martín también ha valorado la mayor presencia de jóvenes en la Cata. “Hemos llegado al 50 por ciento de visitantes de entre 18 y 30 años, lo que pone de manifiesto la importancia de que se eduque desde estas edades en el mundo del vino”, ha indicado.

En cuanto a la demanda de vino, por primera vez los vinos jóvenes -con un 45 por ciento- fueron los más consumidos, seguidos de los finos -40 por ciento-, Pedro Ximénez -10 por ciento- y olorosos y amontillados – 5 por ciento-. Los ingresos directos generados por la Cata han sido de 370.000 euros, lo que supone un gasto medio de 4,90 euros por visitante.

La ubicación, “cercana a la estación del AVE, en el centro de la ciudad pero fuera del casco histórico”; la fecha, “concatenada con la Semana Santa, las Cruces, los Patios o la Feria”, y el cambio de copa “más apropiada para el consumo de nuestros vinos”, son otros factores que Martín ha apuntado como responsables del éxito de la cita.

 

 

Menú