Medio Ambiente destaca el papel estratégico de los espacios protegidos para actuar ante los efectos del cambio climático

La directora general de Espacios Naturales y Participación
Ciudadana, Esperanza Perea, ha destacado el papel fundamental de los espacios
protegidos andaluces como enclaves estratégicos para el estudio y la puesta en
marcha de proyectos pioneros multidisciplinares orientados a conocer las
consecuencias del cambio climático. En el marco de unas jornadas sobre Cambio
Global y Parques Nacionales en Granada, Perea ha apostado por la colaboración
de todos los sectores implicados: administraciones, técnicos, científicos e
investigadores, empresas y la propia ciudadanía, etc. “Este es el camino para
abordar uno de los principales desafíos a los que se enfrenta nuestro planeta en
el siglo XXI”, ha sostenido en el transcurso de su intervención.

 

A su juicio, “todos estos planteamientos quedan reflejados
en el Anteproyecto de Ley de Cambio Climático que se tramita en nuestra
región”. Para la directora general, “es una muestra del compromiso y del
trabajo de esta Comunidad Autónoma en la materia desde el primer Acuerdo del
Gobierno andaluz para aprobar la Estrategia de Cambio Climático de 2002”.  La futura norma elevará al máximo rango
legislativo las medidas contenidas en dicha Estrategia y en los posteriores
Programa de Mitigación (2007), Adaptación (2010) y Comunicación (2012).

 

 La directora general
de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha sostenido que
“es fundamental actuar”, ya que es imprescindible “reducir los plazos de
transferencia del conocimiento a la gestión de los espacios naturales y
garantizar su eficacia”. En relación a esta cuestión, Perea ha asegurado que el
gran reto es la unión de los esfuerzos y el trabajo conjunto para abogar por un
cambio de actitud y una manera diferente de abordar los problemas. A lo largo
de su participación ha subrayado la necesidad de desarrollar “una investigación
aplicada, una gestión activa, flexible y abierta, que incorpore sobre la marcha
los últimos avances científicos, y una evaluación científico-técnica de las
acciones para retroalimentar de forma continua la toma de decisiones”.

 

Asimismo, Esperanza Perea ha destacado las iniciativas que
se han llevado a cabo en esta materia en el Espacio Natural de Sierra Nevada,
lugar en el que se han celebrado estas jornadas impulsadas por el Ministerio de
Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación y el Organismo Autónomo de Parques
Nacionales, entre otras instituciones. Según la directora general, “en este
entorno geográfico y en este contexto social e institucional se dieron las
circunstancias apropiadas hace ya más de siete años para poner en marcha una
iniciativa que marca el camino para hacer frente a los nuevos desafíos: el
Observatorio de Cambio Global, una medida precursora de la Red Andaluza y del
Programa de Seguimiento de Cambio Global en Parques Nacionales”.

 

Perea ha recordado que el
Observatorio ha llegado a articular un nuevo modelo de gestión del Espacio
Natural de Sierra Nevada. En este sentido, “las montañas son lugares
excepcionales para detectar señales de cambio, tanto por la sensibilidad de sus
ecosistemas como por el hecho de que en desplazamientos altitudinales muy
cortos encontramos  representados miles
de kilómetros latitudinales”. Sobre este Parque Natural y Parque Nacional
andaluz, la responsable de los espacios protegidos andaluces ha añadido que
“comprendemos la gran responsabilidad que tenemos para aprovechar esta gran
montaña penibética como lugar de alerta temprana de señales de cambio y para
descifrar mejor los mecanismos y los efectos de estos procesos, así como para
ensayar medidas de adaptación”. 

Menú