Medio Ambiente realiza en los últimos diez años más de 1.000 intervenciones subsidiarias en materia de ruido

 

La Consejería de Medio Ambiente y
Ordenación del Territorio ha realizado en los últimos diez años un total de
1.076 actuaciones subsidiaras de vigilancia e inspección en materia de ruidos,
a petición de los vecinos afectados por los problemas que genera la
contaminación acústica, de los juzgados o de los propios ayuntamientos por
carencia de medios. Esta iniciativa se desarrolla en el marco de los Decretos
326/ 2003 y 6/2012 que aprueban sendos reglamentos de protección contra la Contaminación
Acústica en Andalucía. Estos datos se han dado a conocer coincidiendo con el
Día Internacional de la Concienciación contra el Ruido.

 

De la cifra total, 150
intervenciones se llevaron a cabo durante 
2013, de las cuales  91 se
realizaron a petición de los ayuntamientos, 51 por iniciativa de los vecinos y
8 por solicitud de los juzgados. El mayor número de actuaciones subsidiarias se
realizaron el pasado año en la provincia de Granada, con 39 mediciones, seguida
de Sevilla (27), Huelva (24), Cádiz (18), Jaén (17), Córdoba (12), Almería (12)
y Málaga (1).

 

Asimismo, las actividades que
generaron más mediciones fueron las relacionadas con bares y restaurantes (63),
ocio (49), y las relacionadas con las instalaciones deportivas, supermercados,
transformadores, etc. (38).

 

El Reglamento de Protección contra
la Contaminación Acústica en Andalucía tiene como objetivo la regulación de la
calidad del medio ambiente atmosférico para prevenir, vigilar y corregir las
situaciones producidas por ruidos y vibraciones. Esta normativa constituye el
marco normativo andaluz en la materia, desarrollando la Ley 7/2007, de 9 de
julio, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental (Ley GICA) e incorporando
los distintos índices, límites y objetivos fijados en la normativa básica
estatal, a la vez que se establecen los métodos y procedimientos de evaluación
de la contaminación acústica.

 

En el último Ecobarómetro de
Andalucía, elaborado por el Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA)
para la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, la mayor
parte de los andaluces mencionan el ruido (el 20,85%) como uno de los
principales problemas ambientales de ámbito local, tras la suciedad de las
calles ( 28,2%) y la falta de zonas verdes (21,7%).

 

Según estudios de la Organización
Mundial de la Salud, el ruido ambiental tiene efectos adversos sobre la salud
de las personas. Deficiencias en la audición, trastornos del sueño y la
conducta, merma en el rendimiento y disfunciones fisiológicas o de salud mental
son algunas de las consecuencias de los altos niveles sonoros en la sociedad
actual.

 

Menú