SATSE pide la interinización de las vacantes estructurales del SAS

descarga_9
El motivo de dirigir  sendos escritos a la Consejería de Salud y al Defensor del Pueblo, informa SATSE en un comunicado de prensa, es el abuso de la precariedad laboral en el Servicio Andaluz de Salud, precariedad asentada en la contratación a tiempo parcial y  por cortos periodos de tiempo, en puestos de trabajos estructurales (Plantilla Orgánica) y dotados presupuestariamente al 100%.
Y es que la situación actual de cualquier centro sanitario, Hospital o Centro de salud, del Servicio Andaluz de Salud, denuncia SATSE, corresponde a la siguiente foto:
Todas las contrataciones se realizan a tiempo parcial. En concreto al 75%, al 50% o al 33% y con una periodicidad ridícula y precaria, que en muchas ocasiones son de días o semanas.
Existen un número importante de puestos de trabajo estructurales, de la plantilla autorizada del Centro Sanitario, puestos  de trabajo presupuestados y financiados en los presupuestos del Centro, que o bien están vacantes por la causa que fuera, o bien están reservados, pero al fin y al cabo  presupuestados al 100% y sin cubrir como se establece legalmente.
Si bien la critica sindical sobre la precariedad laboral es universal y afecta a la globalidad de la contratación que realiza el SAS, generalizando la contratación a tiempo parcial y con carácter mensual, es si acaso más llamativa la situación que se exponen en el  punto segundo anteriormente descrito.
Efectos en los trabajadores: La  contratación a tiempo parcial genera precariedad en el profesional sanitario, que ve mermadas sus retribuciones en un 25% (si es contratado al 75%), un 50% (contrato al 50%) o un 66% (contratos de 1/3 de jornada). En ocasiones el profesional sólo obtiene la experiencia profesional al final de su contratación, como único incentivo, ya que las retribuciones recortadas a duras penas alcanzan para financiar los gastos de desplazamiento por el territorio andaluz.
Efectos en los pacientes: Que la duración estándar sea mensual, explica SATSE, otorga un  perjuicio adicional al profesional y a la calidad asistencial. Al profesional porque cambia continuamente de Centro, de Unidad y de Servicio, lo que genera estrés, deterioro del desarrollo y progreso profesional e incremento del riesgo de error. Al ciudadano y a la Unidad o Servicio Sanitario, porque la rotación de profesional no ayuda a una correcta adaptación del puesto, ni al perfecto conocimiento del aparataje y procedimientos de la Unidad, ni a una normal continuidad en los cuidados que se prestan al Paciente, aumentado el porcentaje de riesgo profesional. Cuando el trabajador se está adaptando a la dinámica de la Unidad finaliza el contrato.
Desde el punto de vista jurídico es la Ley 55/2003 quien regula tal menester. En concreto es el Artículo 9 el que define al personal estatutario temporal (el Artículo 8 define al personal estatutario fijo). Indicando en su punto 1, que el personal temporal podrá ser de Interinidad, de carácter Eventual o de Sustitución. El punto 2 del Artículo 9 indica, que el nombramiento de carácter interino se expedirá para el desempeño de una plaza vacante; sin embargo  actualmente las plazas vacantes  u objeto de reserva (por comisión de servicio, servicios especiales, excedencias, etc.) no se están cubriendo como indica la Ley 55/2003. Sino por contratos mensuales al 75%, cuestión que SATSE está analizando jurídicamente.
Además asevera SATSE, hoy no se sustituyen como indica la norma  ni al personal fijo, ni al temporal, ya que  habitualmente los contratos eventuales no son nominales ni indican a la persona a que se sustituye. Sino que simplemente se está obviando lo establecido en esta Ley, y ejecutando por tanto un fraude en la aplicación de la misma.
Podemos concluir hoy, afirma SATSE, que la norma establece que cada caso ha de sustituirse según proceda, las interinidades vacantes o sustitutas, mediante nombramientos de carácter interino vacante o interino sustituto. Los nombramientos de sustitutos eventuales deberán corresponder al 100% con la necesidad que se quiere sustituir. Sin embargo no se hace de esta manera por criterios economicistas, mientras se mantiene el reparto de beneficios en productividad entre los Directivos y Directores de Unidades de Gestión Clínica.
También es necesario dejar claro, que en los casos de vacantes  por el motivo que fuera y plazas reservadas, el Centro Sanitario tiene dotado y financiado este puesto de trabajo, por lo que procede su contratación como nombramiento interino o interino sustituto al 100%. Otorgando más estabilidad al empleo y al paciente, cuestión que no se está produciendo hoy,  por lo que SATSE diagnostica un abuso de las contrataciones precarias de eventuales, que perjudican seriamente al paciente y al profesional de Enfermería.
SATSE ha solicitado al Defensor del
Pueblo Andaluz y a la Consejería de Salud que hagan las gestiones necesarias para que el Servicio Andaluz de Salud, corrija su sistema de contratación irregular, para que puedan formalizarse aquellos contratos de INTERINIDAD  que correspondan en derecho. Persiguiendo, que como ha ocurrido siempre, convivan los contratos eventuales de INTERINIDAD, INTERINOS SUSTITUTOS, EVENTUALES al 100%  y los eventuales a tiempo parcial sólo cuando correspondan.
Finaliza SATSE esgrimiendo que lo único que se exige es dignificar el empleo eventual, hoy maltratado, para poder cuidar mejor al paciente y con ello proteger la seguridad de dichos pacientes, así como de los propios profesionales de Enfermería. 
Menú