SATSE solicita horas de formación

descarga_9
El Sindicato Profesional de la Enfermería SATSE-Córdoba ha anunciado, a través de una nota de prensa, el inicio de una campaña reivindicativa, encaminada a lograr que los profesionales de Enfermería de la Sanidad Pública, tengan marcado dentro de su jornada laboral un mínimo de horas de formación.
SATSE, señala en su nota, que en la actual normativa se indica que la formación se “podrá facilitar”, dejando por tanto el derecho a la formación del profesional “en el aire”, puesto que no queda claro si el profesional disfrutará o no del citado derecho, para garantizar su mejora continua en la asistencia sanitaria y cuidados.
El Sindicato de Enfermería, indica, que la Formación Continuada, juega un papel vital dentro de las profesiones sanitarias y en particular en Enfermería, puesto que es la mejor herramienta para asumir los continuos avances que se producen en sanidad y afrontar con garantías los cuidados que deben prestar. Prueba de ello es la creación a nivel nacional de una Comisión que valora y regula la Formación Continuada en Sanidad.
Con esta iniciativa en funcionamiento, señala SATSE, los profesionales además de estar formados, podrán conciliar su vida laboral y familiar, puesto que las actividades formativas incidirán positivamente en su jornada laboral máxima anual.  Incluso en el caso de que se realice fuera de su jornada, computará como tiempo trabajado, con lo cual los profesionales, dispondrán para la atención a sus familias las horas que actualmente dedican a la Formación Continuada.
Continúa SATSE afirmando, que esta actuación se puede llevar a cabo, puesto que como se ha indicado desde la Administración Sanitaria Pública andaluza, el incremento de jornada que se ha impuesto a los trabajadores, se debe a un imperativo del Estado y que por tanto, que mejor manera que utilizar estas horas que en la formación y  en la mejora continua.
Puntualiza SATSE, que dentro del proceso de valoraciones de riesgos psicosociales realizadas en algunos centros a los profesionales, una de las medidas correctoras que se repite en las diferentes Unidades, son la necesidades formativas de los profesionales. Lo que en cierta parte obliga a la Administración Sanitaria, según la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, a facilitar la formación a sus trabajadores para llevar a cabo las medidas correctoras propuestas. En este mismo sentido, se podría casi afirmar que con la situación actual se actúa de manera contraria a la Ley de Conciliación, puesto que sumando a las horas de formación, el incremento de jornada que han impuesto a los profesionales, éstos no disponen de tiempo adecuado para dedicar a su familia y liberar el estréss y ansiedad acumulado que sufren en las Unidades y Centros de Salud por la permanente e ininterrumpida falta de recursos y medios.
Finaliza SATSE, señalando que la situación  de reconocimiento de nuestro Sistema Sanitario por parte del ciudadano, se debe en gran parte a la cantidad de avances que se han producido, imposibles de realizar sin los profesionales, contando todo ello con el esfuerzo que los profesionales han realizado para adaptarse a los nuevos cambios, dedicando gran parte de su tiempo libre a la formación. Ahora sin embargo, debería ser la Administración la que tenga que responder de igual manera y generosidad hacia  los profesionales y reconocer un derecho que deberían tener desde hace mucho tiempo, puesto que este tiempo que los profesionales dediquen a la formación será en aras de la mejora en los cuidados que se presten, así como de un Sistema Sanitario en la vanguardia de los avances en salud.
Menú